Giorgio Chiellini se despidió de la afición de la Juventus en el partido en el que el equipo empató 2-2 ante la Lazio.

Después de 17 temporadas, Chiellini había anunciado que dejaría el club al final de la temporada para irse a la MLS.

Los “Bianconeri” disputaron en la jornada su último encuentro en casa de la campaña.

Cuando fue sustituido a los 17′, colocó al argentino Paulo Dybala el brazalete de capitán — que también podría dejar a la Juventus.

Chiellini lanzó besos a la multitud e intercambió abrazos con sus compañeros de equipo, e incluso con un jugador de la Lazio.

Lee también: Mbappé y Real Madrid ya tienen un acuerdo, aseguran en España

Chiellini se dirigió después a las gradas para estrechar manos con los tifosi.

Dybala también fue ovacionado cuando fue sustituido en las postrimerías del segundo tiempo. Al término del partido, comenzó a llorar desconsolado.

Incluso, sus compañeros lo cargaron y lo festejaron, dando a entender que vivió su último partido en casa.

Juventus, que ya había asegurado una plaza en la Liga de Campeones, se mantiene en cuarto lugar en la tabla.