Quienes diseñan espectáculos de fuegos artificiales son personas con experiencia que toman estrictas medidas de seguridad. Esto no sucede con el público en general.

Usar juguetería pirotécnica es peligroso, ya sea por un pobre control de calidad en la fabricación de estos objetos o por un mal manejo.

El mayor riesgo es para los niños, quienes los usan sin la supervisión de un adulto. Ellos se exponen a sufrir desde quemaduras leves hasta la pérdida de dedos, e incluso la mano completa.

Pólvora, cloruro de litio, cobre, estroncio, zinc y potasio es la combinación de la materia que se utiliza para la construcción de estos explosivos, que además de contaminar el medio ambiente, dañar a los animales, también han sido causantes de incendios, y accidentes mortales.

Jürgen Damm con quemaduras de primer grado

Jürgen Damm, futbolista de los Tigres de la UANL, sufrió quemaduras de primer grado en el rostro después de sufrir un accidente con pirotecnia.

El conjunto de Nuevo León confirmó el incidente en su cuenta de Twitter e informó que el centrocampista mexicano tiene un pronóstico de recuperación de dos semanas.

El jugador de los Tigres tuvo que ser intervenido de emergencia en el hospital Ángeles de Valle Oriente, en el municipio de San Pedro. Hasta el momento se ha informado que Damm tiene quemaduras en el lado derecho del rostro.

Muerte en Navidad

Un niño de 12 años de edad murió en Cancún, Quintana Roo, después de que le explotará un petardo en el rostro.

El incidente ocurrió cuando José Daniel se encontraba con sus vecinos jugando con pirotecnia durante la madrugada del 25 de diciembre.

La familia del pequeño se encontraba de visita en Cancún, procedentes de Tabasco, como parte de los festejos navideños.

“Dany fue quien prendió el cohete, tenía una mecha larga y se iba a quitar antes de que explotara pero se prendió rápido y no le dio tiempo de moverse, le explotó en la cara, él estaba agachado”, relató su hermano.

La explosión le ocasionó al pequeño una fractura en pómulo derecho, la pérdida un ojo, le destrozó la nariz y quemaduras de tercer grado en todo su rostro y parte del cuello.

Pese a los esfuerzos médicos el menor falleció a las 3:45 horas.