El linebacker de los Leones de Detroit, Trevor Bates, que está en un pabellón psiquiátrico, fue acusado formalmente ayer de golpear a un policía de Nueva York, después de que se lo llevaran a una comisaría por no pagar una cuenta de taxi.

Bates, de 25 años, se declaró no culpable de los cargos de agresión, resistencia al arresto, robo de servicio y obstrucción de la gestión gubernamental que enfrentra.

El linebacker está hospitalizado desde su arresto el 26 de enero y la acusación formal le fue leída mediante enlace por video.

Bates fue arrestado alrededor de la 1:30 de la mañana del 26 de enero en un hotel próximo al aeropuerto LaGuardia, porque presuntamente se rehusó a pagar 32 dólares de un viaje de taxi desde Manhattan.

7

Años de cárcel podría enfrentar el jugador de ser encontrado culpable de los cargos que le imputan

La policía dijo que estaba dispuesta a permitir que Bates se fuera y enfrentara después la acusación formal en caso de que no tuviera órdenes de arresto pendientes, pero el jugador se opuso a que lo ficharan y golpeó al sargento James O’Brien en la cara cuando intentaba calmarlo, quedó conmocionado y necesitó tres puntos de sutura en el ojo izquierdo, señaló la policía.

Bates, de 1.88 metros de estatura y 109 kilogramos de peso, fue sometido con una pistola eléctrica.