Las malas noticias en Ciervos FC, equipo de la Segunda División Premier del futbol mexicano, se confirmaron, luego de que el club del Estado de México mencionó que su jugador, Rodrigo Alain Cuevas, perdió una pierna tras sufrir una descarga eléctrica en un accidente doméstico.

Por medio de sus redes sociales fue el propio jugador quien decidió contar su historia, donde por medio de un video comentó que este percance le provocó quemaduras de tercer grado, por lo que el panorama no era alentador para él.

Tras el accidente, Rodrigo menciona que acudió a varios hospitales de Ciudad de México para recibir atención, pero debido a que todos estos inmuebles están saturados por la situación de COVID-19, tuvo que ser trasladado a Culiacán, Sinaloa, para ser atendido y fue ahí donde recibió las malas noticias.

“Resulta que mi pie izquierdo quedó hecho trizas. El cirujano y los doctores, como deben de ser, fueron sinceros y directos conmigo y mis papás (…). Lo que nos dijeron fue que me tenían que amputar el pie porque estaba demasiado infectado, y si no se operaba pondría en riesgo mi vida”, explicó el futbolista en redes sociales.

Después de la operación, el jugador de 23 años aceptó que la noticia ha sido complicada para él y su familia, pero confía que el proceso de adaptación será favorable para realizar una nueva vida.

“En ese momento pasaban miles de cosas por mi cabeza, pensaba que ya se había acabado mi carrera futbolística, que fue corta, que por qué a mí, que todo lo que batallé para poder llegar a pisar una cancha de manera profesional. Pensaba en mi familia, en que si me mueven de aquí serían más gastos etc. Me cuestioné una y mil cosas, pero tuve que calmarme y tranquilizarme, y lo que hice fue encomendarme y confiar en Dios”, agregó.