A unos días antes de que se lleve a cabo el derbi contra el Barcelona, Cristiano Ronaldo recibió una “dura entrada”.

El delantero portugués del Real Madrid no tomó nada bien la sesión de fotos en la que su novia Irina Shayk posó con el rapero estadounidense R.Kelly.

Según medios españoles como Mundo Deportivo, el reportaje que aparecerá en para la revista V Magazine no le gustó en absoluto a CR7.

En una de las fotografías, Irina, quien de 28 años de edad y originaria de Rusia, aparece desnuda y agarrada al músico. En otra está sentada detrás de R.Kelly.