A la “antigüita”. Italia se acordó del “Catenaccio” y sufriendo avanzó a la final de la Eurocopa al ganar en serie de penaltis (4-2) a España tras el 1-1 en tiempo regular.

Italia y España fueron los primeros en dotar de emociones al estadio de Wembley y los dirigidos por Luis Enrique comenzaron dominando el encuentro, sin miedo a una “Squadra Azzurra” que llegaba a este duelo con 32 partidos sin perder.

El primer tiempo transcurrió y España no pudo plasmar en el marcador un dominio que prosiguió al inicio del segundo tiempo.

Esta Italia volvió a sus “bases”. Regresó a ser un equipo agazapado, cediendo el balón al rival e hizo el primer gol al 60’ con un contragolpe letal que firmó Chiesa tras recibir el balón luego de un rebote de la defensa española.

España se fue con todo al frente y al 65’ Oyarzábal pudo empatarlo, pero no logró conectar su remate de cabeza cuando estaba solo frente a Donnarumma. Luego, vino un disparo desviado de Dani Olmo.

Y en el vendaval de “La Furia” aparecieron Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci, los veteranos centrales italianos y de la Juventus, quienes cortaban cada uno de los embates de la joven selección española.

Lee también: Italia vs España, una colisión de enrachados

Sin embargo, el siempre criticado Álvaro Morata se vistió de héroe. El también delantero de la “Juve” hizo el del empate al minuto 80.

Llegó la prórroga, la tercera para España, y nuevamente la propuesta ofensiva vino del lado ibérico. Los dirigidos por Roberto Mancini se mostraban resignados para decidir todo en los penaltis.

Y en ellos, Morata volvió a ser el villano. Falló su disparó en el cuarto penalti y así, los italianos jugarán la final el domingo y buscarán su primera Eurocopa desde que la ganaran en 1968.

Así, el gigante del futbol, que no clasificó al Mundial de Rusia 2018, está de nuevo en la élite.