La última semana de la temporada regular de la NFL tuvo de todo: mucho drama, sorpresas y hasta milagros. Todos estos elementos se juntaron para definir a los últimos invitados a unos Playoffs que pintan también para ser memorables como el Super Bowl LVI.

¿Por qué? Bastan tres datos para determinarlo: el “G.O.A.TTom Brady y los Buccaneers defenderán su título, hay franquicias históricas con sed de gloria y pasadores legendarios que están su “último baile”.

Son 14 equipos que pelearán con todo para llegar al Super Bowl LVI, a disputarse en esa joya tecnológica llamada SoFI Stadium, casa de Los Angeles Rams, uno de los equipos clasificados a esta Postemporada.

De ellos, 12 entrarán en acción este fin de semana en los Juegos de Comodines. Green Bay –el gran favorito para ser campeón según las casas de apuestas– y Tennessee descansarán tras haber terminado con el mejor récord de sus respectivas conferencias. Ellos comenzarán su camino hasta la ronda divisional.

Y es en los Packers donde está uno de esos quarterbacks que vivirá su último chance para volver al gran juego de la NFL. La temporada pasada, Aaron Rodgers se quedó en la orilla al perder en casa la Final de la Conferencia Nacional. Tom Brady y los “Bucs” le echaron a perder los planes y, a la postre, se coronaron ante Kansas City.

Los “Cabezas de Queso” no quieren que eso vuelva a ocurrir. Están deseosos de volver al Super Bowl, algo que no consiguen desde la edición XLV, cuando enfrentaron, justamente, al otro pasador que se despedirá tras terminar esta campaña: Ben Roethlisberger.

El “Big Ben” alargó una semana más su adiós de la NFL. Tras ganar a Baltimore, las combinaciones que necesitaban los Steelers se dieron y este domingo buscarán otra hazaña: derrotar como visitantes a unos Chiefs que quieren llegar a su tercer SB al hilo.

Roethlisberger sabe que no son favoritos y por ello fue claro, lapidario, cuando se le preguntó sobre sus posibilidades de triunfo: “No tenemos oportunidad, así que vamos a salir a divertirnos. De los 14 equipos, creo que somos el número 14. Somos los “underdogs” por al menos dos dígitos en esta Postemporada”.

¿Pesimismo? ¿Se está rindiendo antes de tiempo? O quizás, una estrategia. La campaña pasada, los Steelers llegaban como grandes favoritos a su primer duelo de Playoffs, pues era ante sus “clientes”, los Browns, quienes los derrotaron.

Con 18 temporadas en la NFL, Roethlisberger sabe que los milagros ocurren y que hasta el más favorito llega a caer. Por ahora, los Chiefs son favoritos 12.5 puntos arriba para el juego entre ambos.

Pittsburgh tampoco ha vuelto a un Super Bowl desde aquella edición XLV –hace más de 10 años–, pero hay otros históricos con una mayor sequía… y se verán las caras rápidamente.

Urgidos de Super Bowl, reviven una vieja rivalidad

Dallas y San Francisco protagonizan el duelo más llamativo –en cuanto a afición e historia se refiere– de esta ronda. Cowboys y 49ers revivirán su gran rivalidad en Postemporada.

Ésta va desde los duelos consecutivos por el título de Conferencia Nacional en la década de los 70, pasa por “La Atrapada” icónica en la temporada de 1981 y termina con la dura rivalidad de los 90 cuando se midieron tres veces seguidas en la Final de la Conferencia Nacional.

En aquel entonces, los Cowboys se llevaron los dos primeros enfrentamientos y los 49ers ganaron el tercero para viajar al Super Bowl XXIX, en el que se coronaron por última vez en la NFL. El 29 de enero próximo se cumplirán 27 años sin título para una franquicia que marcó una dinastía en los 80 de la mano de Joe Montana.

En el caso de Dallas, la urgencia es muy grande también, pues desde la edición XXX no llegan al Super Bowl. No importa que sean el equipo más rico del mundo, de acuerdo con la revista Forbes: los Cowboys tienen 26 años sin ser campeones de la NFL. Este domingo, ellos o los 49ers seguirán con su larga sequía.

Brady, por otro ‘Bi’ y los “Pats” de vuelta

Finalmente, el otro gran ingrediente de estos Playoffs está en el actual campeón de la NFL, que liderado por su legendario quarterback buscará retener el título… y tiene con qué hacerlo.

Brady está jugando en modo MVP: lideró diversos rubros para un quarterback y los Buccaneers se clasificaron a esta Postemporada con su mejor récord en la historia. Son el segundo sembrado de la NFC y cuentan con la experiencia de saber jugar en estas instancias. Incluso, se ven mejor que la temporada pasada.

Por su parte, el exequipo de Brady, tras un año de ausencia, está de regreso y eso sólo significa una cosa: New England será una piedra en el zapato para cualquiera en la Conferencia Americana, pues si alguien sabe cómo jugar la Postemporada ese es el coach Bill Belichick. ¿Se imaginan un SB Pats vs Bucs? ¿Por qué no?

También puedes leer: ‘Big Ben’ podría sonar en Playoffs; Steelers se mantiene con vida