En la historia del beisbol mexicano pocos hermanos han podido destacar del otro lado de la frontera, situación que está cambiando con los hermanos Luis y Ramón Urías.

Luis, con los Milwaukee Brewers, y Ramón, con los Baltimore Orioles, han tenido un inicio de temporada importante, sumando tanto a la ofensiva como a la defensiva de sus respectivos equipos.

Luis ha forjado su carrera desde las sucursales, principalmente de los San Diego Padres, que luego lo cambiaron a Milwaukee. Mientras que Ramón llegó a Grandes Ligas tras un paso importante de varios años con los Diablos Rojos del México.

Aunque están en ligas diferentes y no habrá juegos entre ellos, Ramón asegura que espera algún día poder compartir el campo con su hermano, lo cual alegraría a sus padres.


Desde un principio me dijeron que venía a pelear por un lugar para ser utility, para venir de la banca y ayudar al equipo en cualquier posición del infield, me he sentido bien

Ramón Urías

Jugador de Baltimore

“Sería algo especial que llegara un día y me toque enfrentar a mi hermano, sería algo inolvidable, pero ya el tiempo dirá”, asegura.

Ramón ha batallado para establecerse en Grandes Ligas, apenas debutó en 2020 a los 26 años, luego de una larga carrera en México con los Diablos Rojos; sin embargo, el jugador de cuadro nunca perdió la esperanza de llegar a MLB, y manifiesta que su trabajo en academias, ligas de verano e invierno de este lado de la frontera le han funcionado para escalar niveles.

“Siempre recuerdo lo que me decía Miguel Ojeda en Diablos Rojos del México, que mientras uno tuviera el uniforme puesto siempre iba a tener la oportunidad de llegar a Grandes Ligas y que no dejara de trabajar, de pelear, es una de las principales cosas que me ayudaron a dar el salto”, dice.

En la actual temporada se han presentado cuatro juegos sin hit ni carrera, uno de ellos fue de John Means, lanzador de los Orioles, y Ramón Urías fue partícipe del histórico momento, pues consiguió el último out del encuentro.

Aunque los Orioles están en el último lugar de su división, han mostrado algunas mejorías respecto a años pasados, y si bien están lejos de ser competitivos, el proceso de reconstrucción obliga a peloteros con pocas oportunidades, como el mexicano, a dar lo mejor de sí para ganarse un lugar durante todo el año.

“Es bueno para las oportunidades, en los Orioles hay un montón de oportunidades, el equipo está en buena posición, hay jugadores jóvenes que en dos o tres años van a estar dando impacto, vamos por buen camino”, señala Ramón, quien ha alternado entre la segunda base y las paradas cortas y que con el bat ya tiene un home run.

Toca establecerse a Luis Urias

Por otra parte, Luis Urías, quien debutó en Grandes Ligas dos años antes que su hermano, no ha podido afianzarse como un jugador de tiempo completo, primero con los San Diego Padres y, desde la temporada anterior, con los Milwaukee Brewers.

Luis ha batallado con las lesiones, incluso en 2020 se contagió de COVID-19, no obstante, el joven sonorense se plantea aprovechar las oportunidades que reciba, para lo cual ha trabajado fuerte con la finalidad de estar saludable.

“Me he sentido bien físicamente desde la lesión de la corva, mis metas son mantenerme saludable para estar lo más que pueda en el terreno de juego, sigo trabajando en fortalecer todos los músculos para que no pasen este tipo de cosas, a final de cuentas es parte del juego, que uno no puede controlar, menciona.

En Milwaukee ha encontrado un grupo de peloteros veteranos, de quienes ha buscado obtener aprendizaje con consejos para hacer lo mejor posible su trabajo en el campo.


Estoy muy orgulloso de lo que he hecho, no he tenido los años en Grandes Ligas como me gustaría tenerlos, pero uno debe ponerse metas, que sigo trabajando por ellas

Luis Urías

Jugador de Milwaukee

A la ofensiva Luis ha mejorado, en este comienzo de temporada suma tres cuadrangulares, pero donde siempre ha destacado es a la defensiva, en la que cada semana se mete entre las “joyas”, con jugadas de largo alcance o haciendo tiros a primera de rodillas.

“Se aprende mucho con tan solo ver, te puedes llevar muchas cosas, este tipo de jugadores hacen cosas que los hábitos que han hecho los han llevado hasta donde están, tenemos a muchos veteranos y estoy muy contento porque son uno de los mejores equipos en los que he estado”, refiere.

Contrario a su hermano Ramón, Luis está en un equipo que pelea estar en los playoffs, en una de las divisiones más difíciles, en las que deberá mantener una cerrada carrera con San Luis, Chicago y Cincinnati.

También puedes leer: Sergio Romo, un hombre de casa en las Grandes Ligas