Hoy inicia la NFL y en la Conferencia Nacional está muy claro el panorama, mientras que en la AFC la batalla será encarnizada por llegar al Super Bowl.

En la NFC, los Buccaneers son los campeones vigentes y los Packers tienen aspiraciones al título y cuesta identificar a alguien más para tomar en serio. Si bien, el Oeste es fuerte y tendrá una reñida lucha, sus cuatro integrantes, Rams, Seahawks, 49ers y Cardinals aún suscitan muchas interrogantes.

Pero en la AFC pasa lo contrario. Basta considerar a los Chiefs, Bills, Ravens, Browns, Steelers y Titans. Todos entran en las menciones de candidatos al Super Bowl y los primeros cuatro están un escalón arriba del nutrido pelotón.

“Uno quiere que la ruta al Super Bowl, la ruta hacia donde queremos llegar, sea la más dura posible”, dijo el safety de los Titans, Kevin Byard.

“Creo que es algo para sentirnos orgullosos, y que también nos tenga alerta de que hay mucha competencia por el campeonato de la AFC o solo el Super Bowl. Tendremos que fajarnos todos los días y no tomar ningún día a la ligera”.

El safety de los Browns, John Johnson III, quien saltó de conferencias esta campaña al firmar como agente libre con Cleveland tras cuatro años con los Rams, lo ve así:

Lee también: El regreso de Tom Brady, el señor de los anillos

“Tienes a candidatos de mucho peso, incluso en nuestra propia división. Te fijas en Buffalo y Kansas City y no sabes quién más podría salir vivo de la división de Kansas City. Denver podría salir vivo, y creo que es bastante competitivo, y es un juego diferente”.

Un juego diferente en todos los sentidos, dado que la pandemia de COVID-19 no ha desaparecido y será un factor competitivo en la primera temporada de 17 partidos en la historia de la NFL.

Asimismo, siete entrenadores debutan al mando de equipos: Urban Meyer en Jacksonville es el más destacado tras su brillante trayectoria a nivel universitario.

Cuatro de ellos, asumen las riendas en equipos que se perfilan para ser de los peores en la liga: Nick Sirianni con los Eagles, Robert Saleh con los Jets, Dan Campbell con los Lions y David Culley con los Texans. Además, Arthur Smith toma la batuta con los Falcons y Brandon Staley con los Chargers.

Y finalmente, el Super Bowl en Los Ángeles se jugará más tarde que nunca, el 13 de febrero, en medio de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing. Para entonces, la AFC tendrá a su representante. Que a nadie le sorprenda si el ganador de esa conferencia se cite con Brady y los “Bucs” o Aaron Rodgers y los Packers.