El futbolista mexicano Andrés Guardado completó ayer los requisitos para obtener la nacionalidad española por residencia y dejar disputar de inmediato su puesto en el Valencia con la plaza de extra comunitarios.

Jurando en Madrid a la Constitución Española, su último paso para lograr la doble nacionalidad, el ‘Principito’ disfruta hoy su nuevo pasaporte ibérico que le permitirá ante la Real Federación Española de Futbol para ser considerado un jugador español con derecho a todos los efectos.

Guardado, nacido en Guadalajara, Jalisco, y quien dejó el club Atlas en 2007 para enrolarse al Deportivo La Coruña y este año al Valencia, dejará pendiente que la RFEF tramite su ficha como jugador comunitario antes del 31 de agosto, fecha límite para inscribir jugadores.

Esta nacionalización ayudará a el club ‘Che’ pueda contar con el argentino Ever Banega, que se encuentra en la fase final de recuperación de la grave lesión que sufrió la pasada campaña.

Además de Banega, el Valencia cuenta con el brasileño Jonas Gonçalves y el paraguayo Nelson Haedo Valdez como jugadores extra comunitarios, por lo que el club precisaba de la nacionalización de Guardado para poder contar con todos ellos, ya que sólo se permite la inscripción de tres jugadores no comunitarios.

Cabe resaltar que el jugador mexicano llevaba meses esperando el último trámite de un proceso que empezó hace dos años, justo cuando militaba en el Deportivo.

Para que Andrés se convirtiera en candidato a recibir el pasaporte español por residencia, debió haber vivido cuando menos dos años en el país ibérico y cumplir con una serie de requisitos, entre los que destaca jurar obediencia a la Constitución y a las leyes españolas.

Con esta nacionalización, Guardado sigue consolidándose en el futbol europeo.