Tyson Fury tuvo un retiro fugaz, pues solo pasaron ocho meses para que volviera a subir al ring. Su inactividad por algún tiempo en el gimnasio no le cobró factura y terminó por noquear en el décimo asalto a Dereck Chisora para retener su Campeonato Mundial Pesado del CMB y de paso retar a Oleksandr Usyk.

Durante la contienda, el monarca británico fue mucho más que su rival, con el que completó una trilogía. Desde el primer asalto, su jab, uppers e ir hacia adelante al recargar su tonelaje sobre su compatriota, fueron las claves para que el “Rey de los Gitanos” retuviera su cetro.

Fury le propinó una paliza a su rival, quien en ningún momento complicó la contienda y sí estuvo a punto de irse a la lona, pero aguantó cada embate. Ya sin fuerza y con más corazón, a pesar de que Chisora seguía lanzando golpes, el réferi decidió parar la pelea para darle el combate al británico por nocaut técnico

“Me sentí bien, creo que necesitaba algunos asaltos para calentarme bien. Después del retiro han pasado muchas cosas. Creo que lancé buenos golpes y él hizo lo suyo, no le voy a quitar el crédito por lo que hizo. Hemos tenido tres peleas tremendas, épicas. Hay que darle todo el reconocimiento”, explicó el “Rey de los Gitanos.

¡Hay reto directo!

Todo el mundo del boxeo quiere ver la pelea de unificación entre Fury y Oleksandr Usyk, Campeón Mundial Pesado de la AMB, OMB y FIB, por lo que subió al ring.

“Dónde está Usyk, tú eres el siguiente. No vas a poder, eres un hombre pequeño y será tu fin. “Las grandes peleas por lo regular no se dan, pero esta vez no se podrá seguir escondiendo”, comentó el monarca del CMB cuando encaró al ucraniano.

Asimismo, repartió retos al doble, pues también tuvo palabras para Joe Joyce: “Yo so el único hombre que te puede llamar a ti, todos los demás te temen, vamos”, destacó.