"El régimen fascista abusó políticamente del evento. Fue un triunfo dudoso y provocó muchas dudas"
Marco ImpigliaEscritor italiano

La teoría de que los políticos intervinieron en dos Copas del Mundo para ayudar a que las selecciones de sus países se coronaran, volvió a tomar fuerza  tras nuevas revelaciones. 

Argentina e Italia habrían recibido la ayuda de dictadores cuando ganaron los mundiales en 1978 y 1934, respectivamente, según señalaron investigadores en un congreso sobre futbol.

Durante el simposio “La Importancia y el Impacto de la Copa del Mundo de la FIFA”, el escritor italiano Marco Impiglia expuso que el líder de Italia, Benito Mussolini, influyó en las decisiones de los árbitros y ayudó a que la selección azurra ganara el Mundial de 1934.

“El régimen fascista abusó políticamente del evento. Fue un triunfo dudoso y provocó muchas dudas en ese momento”, dijo Impiglia. 

El escritor italiano añadió que Mussolini no era fanático del futbol, pero reconocía su popularidad y potencia para formar el “mito de una nueva Italia” cuando la FIFA eligió a Italia como sede en 1934.

La mano de Videla

Los investigadores también reforzaron la teoría de que la junta militar de Argentina tuvo qué ver en el triunfo de su selección 6-0 contra Perú en el Mundial de 1978.

Raanan Rein, un profesor israelí de historia latinoamericana, dijo que los militares que dieron un golpe en Argentina en 1976, necesitaban de un triunfo de propaganda dos años después para calmar al pueblo y a la comunidad internacional en medio de la represión de los disidentes.

“Haber perdido el Mundial pudo haber tenido consecuencias similares a la derrota en las Malvinas a mediados de 1982”, comentó Rein.

Algunos de los protagonistas de ese partido reconocieron que hubo factores externos que influyeron para que Argentina ganara por ese marcador y avanzara a la final del torneo ante Holanda en vez de Brasil. El año pasado se dijo que FIFA podría quitarle el Mundial a Argentina si se comprobaba algo ilegal.