Todo comenzó como un posible rumor, pero ante los hechos que confirman que la Superliga Europea es una propuesta que va en serio, la FIFA se pronunció al respecto de este torneo, asegurando que al ser una competición que no está dentro de su filiación, no la apoyan, y además vetaría de todas sus competiciones a los clubes y jugadores que participen en ella.

Por medio de sus redes sociales la FIFA lanzó un comunicado de prensa, argumentando que esta decisión se tomó luego de que todas las federaciones que la componen tomaron la misma postura, debido a que dicho torneo no cumple con las reglas de competición que ellos tienen y pueden alterar más de un calendario.

“En vista de la reciente especulación mediática sobre la creación de una ‘Superliga’ europea cerrada por parte de algunos clubes europeos, la FIFA y las seis confederaciones (AFC, CAF, CONCACAF, CONMEBOL, OFC y UEFA) desean reiterar una vez más y recalcar con firmeza que tal competición no sería reconocida ni por la FIFA ni por la confederación correspondiente. A todo club o jugador implicado en una competición así, como consecuencia, no se le permitiría participar en ninguna competición organizada por la FIFA ni por su confederación correspondiente”, se lee en el comunicado.

18

equipos son los que participarían en esta nueva Superliga Europea

Cabe mencionar que esta nueva liga planea tener en competición a los mejores clubes de cada torneo local, por lo que equipos como Barcelona, Liverpool, Manchester United y Real Madrid estarían confirmando su participación, pues es del interés de sus respectivos presidentes entrar a la Superliga Europea.

Sin embargo, el formato de este torneo afectaría otras competencias como la Champions o Europa League, pues hasta el momento se conoce que se replicará el modelo de la NBA con una fase regular a ida y vuelta en el que todos los equipos se enfrenten entre sí y posteriormente una fase de playoffs o final four en una sede única donde se decida el campeón de la edición.

La idea de la Superliga europea nació de parte de los dirigentes de varios clubes poderosos, como el Real Madrid y la Juventus. La intención, para el 2022, era crear un torneo separado de la Champions League que tuviera más partidos y que existiera un reparto más equitativo del dinero.

También puedes leer: Amistosos FIFA en Europa, solo de nombre