El Gran Permio de Países Bajos tuvo un cierre frenético, con el local neerlandés Max Verstappen luchando por el primer puesto.

Un Safety Car provocado por la parada en pista de Valtteri Bottas, generó una lucha entre Lewis Hamilton y el piloto de Red Bull.

Verstappen entró a boxes, por lo que fue relegado a la segunda posición; sin embargo, el cambio de neumáticos le benefició para el final.

Hamilton también fue obligado a entrar, pero no fue tan exitosa esa estrategia, pues en cuanto terminó el Safety Car, el neerlandés lo adelantó para tomar el primer lugar.

“Antes del Safety car, estuvo bien la carrera y cuando salió, pesé que no lo podíamos mantener y pusimos neumáticos blandos y atacamos a Hamilton en la curva uno y volvimos al liderato.

Esta victoria es muy especial, ganar el GP de casa. Este año vine por más y estoy muy feliz de ganar, orgulloso de ser neerlandés y gracias a la gente que me vino a ver”, explicó Verstappen.

Lee también: Verstappen, al máximo por el Bicampeonato en la F1

George Russell fue segundo y también se vio beneficiado del cambio de neumáticos, pues superó a Hamilton en esa lucha.

Mientras que el británico fue el gran perdedor, pues descendió hasta el cuarto lugar, luego de que Charles Leclerc también lo atacó para cerrar el podio.

Checo Pérez sin mucha suerte

El piloto mexicano de Red Bull batalló durante toda la carrera para poder superar a los pilotos que estaban delante de él.

En un lapso de la carrera se fue hasta el séptimo lugar, pero logró mantenerse en quinto hasta el Safety Car que abría posibilidades para tener un mejor lugar.

Sin embargo, la lucha constante con Carlos Sainz no le permitió tomar rebasar y al final, la penalización del español le valió para ser quinto.

Checo Pérez quería la oportunidad de ir por el cuarto lugar de Hamilton, pero la defensa de Saínz no se lo permitió.