El siete veces campeón del Mundo en la F1, Lewis Hamilton reaccionó este martes a las declaraciones racistas que emitió el expiloto brasileño, Nelson Piquet sobre él.

Asegurando que este tipo de actitudes son “arcaicas” y que deben de cambiar lo antes posible, pues ya no son parte de la mentalidad colectiva en estos tiempos.

“Son más que palabras. Esas actitudes arcaicas deben cambiar y no tienen lugar en nuestro deporte”, tuiteó el británico.

“He estado rodeado de comportamientos como ese y sido un objetivo (de ellos) toda mi vida. Ha habido tiempo de aprender, ahora ha llegado el momento de pasar a la acción”.

En una entrevista con Motorsports.com. en octubre de 2021, el ex volante de 69 años.

Rememoraba el incidente que enfrentó en julio de 2021 en la primera vuelta del GP de Gran Bretaña.

En la batalla entre el británico y al neerlandés Max Verstappen, que acabó con el abandono del piloto de Red Bull, cuya pareja es hija de Piquet, Kelly.

“El negrito (Lewis Hamilton) metió el auto y lo dejó porque no tenía cómo pasar a dos autos en esa curva. Jugó sucio. Su suerte fue que solo el otro (Verstappen) se jodió”, declaró Piquet.

Al respecto, la Fórmula Uno y la Federación Internacional de Automovilismo condenaron el lenguaje racista al hacerse viral esta semana algo que Piquet dijo meses atrás, pero que no trascendió en su momento.

Hamilton, el único piloto de raza negra de la F1, ganó siete títulos mundiales y aunque “negrito no es una expresión necesariamente racista en Brasil.

Si se le considera a menudo de mal gusto y puede ser ofensiva, dependiendo del contexto y el comentario de Piquet se volvió viral el lunes.

“El lenguaje discriminatorio o racista es inaceptable en cualquier forma, no tiene lugar en la sociedad. Lewis es un embajador increíble de nuestro deporte y merece respeto”, dijo la F1 en un comunicado.

“Sus incansables esfuerzos por aumentar la diversidad y la inclusión son una lección para muchos, algo con lo que estamos comprometidos en la F1”.

Lee también: Madrid se ofrece para albergar un Gran Premio de la Fórmula 1

 

La FIA, por su parte, dijo que “condena enérgicamente todo lenguaje o comportamiento racista o discriminatorio, que no tienen lugar en el deporte ni en la sociedad en general”.

Hace dos años, Hamilton criticó los comentarios “ignorantes y mal educados” del ex jefe de la F1 Bernie Ecclestone, quien dijo que “en muchos casos, las personas de raza negra son más racistas” que los blancos.