Europa vive al día de hoy, la peor crisis tanto política como económica desde el final de la Segunda Guerra mundial.

Grecia y España son los ejemplos más claros, sus tasas de paro llega al 21 por ciento, donde se empieza a dudar del Euro, donde tanto jóvenes como ancianos viven sin futuro y con la duda de si este mes podrán disponer de sus pensiones.

Para bien o para mal, el deporte rey no entiende de crisis y hoy arranca una fiesta que puede tranquilizar los ánimos de los europeos.

El estadio nacional de Polonia en Varsovia, tendrá el arranque de la decimocuarta edición de la Copa de Europa de naciones, también conocida como Eurocopa, con el duelo entre el anfitrión equipo de Polonia y el representativo de Grecia.

Un par de horas más tarde, en Wroclaw, Rusia y la República Checa saltarán a la cancha para protagonizar el segundo juego de un torneo en el que las selecciones medirán sus fuerzas para poder acabar con la hegemonía de España, campeona de la última edición disputada en Austria y Suiza.

Ha llovido mucho desde aquella tarde, en el que el Pratter de Viena veía cómo los hombres dirigidos en aquel momento por Luis Aragonés se imponían por la mínima a Alemania en un partido épico, y por el exquisito futbol que habían realizado ambas selecciones hasta el último minuto de aquella Final.

Selecciones como Italia, Alemania y Holanda se unen a España como clara favoritas a ganar el trofeo en esta edición, una joven Francia a la vez llena de estrellas espera ser la gran sorpresa y asi poder dejar atrás las polémicas de la última edición de la Copa del Mundo, donde no pasaron de primera ronda y la expulsión de varios de sus jugadores causó un boicot hacia su técnico.

Portugal por su parte, capitaneada por su estrella Cristiano Ronaldo espera dejar de ser algo más que un escaparate en la escena internacional, una selección compaginada con jugadores veteranos y jóvenes espera dar la sorpresa en esta edición.

En definitiva esperamos que el espectáculo del futbol dé lo mejor de si en Polonia y Ucrania, 24 selecciones, 552 de los mejores jugadores del planeta, 8 magníficos estadios y solo una campeona.

Europa está de fiesta y el resto del mundo está invitado.