La medalla de plata que ya lucía en un lugar especial de las casas de los atletas estadounidenses, tendrá que volver al Comité Olímpico Internacional (COI). 

Y es que Estados Unidos perderá la presea que ganó en los 4×100 metros dentro de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, ya que uno de sus atletas, Tyson Gay, dio positivo a sustancias prohibidas. 

El anuncio aún no se ha hecho oficial, pero el COI notificó por medio de una carta a la Federación Estadounidense de Atletismo sobre la descalificación de Gay, quien el año pasado había devuelto su medalla olímpica.

La nueva resolución en este caso de dopaje obligará a hacer lo mismo al resto de los atletas del equipo: Trell Kimmons, Justin Gatlin y Ryan Bailey quienes también corrieron la final.

Gay dio positivo por esteroides en el Campeonato de Estados Unidos en 2013. El velocista vio reducida un año su sanción por colaborar con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en la investigación contra  su exentrenador, Jon Drummond, quien terminó con una severa suspensión de ocho años sin actividad.

Según las reglas internacionales, un equipo entero puede ser descalificado por el positivo de uno de sus miembros, lo que ha ocurrido finalmente en este caso.