Resguardado por Keylor Navas, el Paris Saint-Germain resistió el bombardeo inicial de Barcelona y saldó un empate 1-1 para alcanzar los cuartos de final de la Liga de Campeones.

El PSG emergió victorioso 4-1 del partido de ida del cruce de octavos y aumentó la diferencia a los 31 minutos de la vuelta, cuando Kylian Mbappé, autor de una tripleta en el Camp Nou, convirtió un penal.

Ese gol fue tras un contragolpe, en la primera acción de riesgo armada por el club francés y luego que el Barça había desperdiciado un sinfín de ocasiones al monopolizar la posesión.

Lionel Messi niveló a los 37 minutos con un tiro lejano desde 25 metros que clavó en el ángulo superior izquierdo. Pero el crack argentino, seis veces galardonado con el Balón de Oro, desperdició un penal al filo del intervalo, atajado por Navas. Fue el primer disparo desde los 12 pasos que Messi malogra en la Champions desde 2015.

“Estoy muy contento… Ha sido un partido complicado. Todos queríamos jugar bien y aprovechar la buena actuación del partido de ida”, comentó Navas.

El club catalán no bajó los brazos en la segunda mitad. Messi dispuso de una buena ocasión en el corazón del área a los 61, pero titubeó antes de rematar y el zaguero brasileño Marquinhos le tapó el disparo.

La prematura eliminación de Messi, cuyo contrato con el Barça acaba al final de la temporada, también significó que por primera vez en 16 años, en cuartos de final no estarán presentes ni el futbolista argentino ni Cristiano Ronaldo, que fue eliminado junto con Juventus.

“Messi ve desde hace tiempo que el equipo va a más con los cambios que hemos hecho, con jóvenes con mucha calidad y mucho futuro”, consideró el técnico del Barcelona, Ronald Koeman. “No puede tener dudas con el futuro de este equipo”.

El estratega holandés opinó también que su equipo merecía mejor suerte, pero desaprovechó oportunidades y se topó con Navas.

También puedes leer: Mbappé y el PSG arrasan con el Barcelona de Messi en Champions League