El Club Atlético Independiente de la primera división Argentina está envuelto en un escándalo, pues se confirmó una red de prostitución de menores de edad en las instalaciones donde mantiene internados a sus jugadores de categorías inferiores.

De acuerdo con el fiscal Soledad Garibaldi, quien está a cargo del caso, los jugadores afectados son de entre 15 y 16 años, menores procedentes de las afueras de Buenos Aires y que llegaron a la capital con el sueño de ser jugadores de futbol de Primera División y mantener a sus familias.

“Pensamos que los chicos vienen con el sueño de ser jugadores de futbol y caen en redes de los que saben que los chicos tienen necesidades económicas”, dijo Garibaldi para los medios locales.

La investigación pudo ser posible gracias a que un joven de 17 años se atrevió a contar al psicólogo del equipo que lo obligaban a prostituirse con hombres mayores, para conseguir dinero extra o algunas cosas que necesitaban en el club.

El modo de operar, de acuerdo con Garibaldi, es que un jugador de 19 años, quien de aún no se revela el nombre, pasaba por ellos por las noches para llevárselos a un lugar donde negociaban con los hombres para conseguir zapatos de futbol y shorts para continuar jugando.

‘Tarjeta roja’ a asistente

Detienen a un árbitro implicado

Martín Bustos, árbitro asistente y su abogado, Carlos Beldi, fueron arrestados por estar implicados en este caso, ya que cinco testigos los identificaron como ‘clientes’ de esta red de prostitución.