Fueron años de esfuerzo, de dedicación, de apoyo incondicional y “Checo” por fin lo hizo: Sergio Pérez ha logrado la máxima hazaña para un piloto mexicano en la Fórmula 1: subir al podio en el Gran Premio de México, tras quedar en tercer lugar.

Sí, el tapatío es el primer volante del país en celebrar en un Gran Premio de México que fue ganado por Max Verstappen, mientras que el segundo lugar fue para Lewis Hamilton.

El destino de la carrera se selló en la primera curva. Max Verstappen rebasó por la izquierda y Valtteri Bottas, quien arrancó en la Pole, fue tocado por Daniel Ricciardo, lo que sacó a su auto de balance. “Checo” se fue por la izquierda y salió ileso y en la tercera posición. El finlandés regresó desde la última posición y nunca pudo volver a los primeros lugares.

El choque tuvo daños colaterales, el piloto japonés Yuki Tsunoda de AlphaTauri y Mick Schumacher, de Haas, quedaron fuera de la competición, por lo que provocó la entrada del safety car.

Sin embargo, desde entonces Red Bull dejó claro que la pelea sería por el podio sí o sí contra Lewis Hamilton (Mercedes), quien de manera heroica defendió el segundo lugar.

Lee también: ‘Yuki se me atravesó y perdí mi auto’: ‘Checo’ Pérez tras incidente con Tsunoda

Las primeras 20 vueltas fueron estrategia y asegurar la ventaja, ya que Max Verstappen marcó los giros más rápidos de la competición, lo que le ayudó a tomar una ventaja de nueve segundos sobre Hamilton. Ya nadie lo alcanzó.

Al tener esta delantera sobre sus perseguidores, la verdadera pelea por continuar en el podio y definir los siguientes lugares estuvo entre Hamilton y Pérez, pues Lewis pasó de tener una ventaja de cuatro segundos a sólo uno frente al mexicano, por lo que la presión llegó.

“No puedo alejarme de él (Checo) es muy rápido” se escuchó en la radio del británico decirle a su equipo.

Hamilton decía la verdad, ya que de la vuelta 20 a la 40 la pelea entre el británico y el mexicano estaba muy pareja y lo que definió, nuevamente el segundo y tercer puesto, fueron las paradas en los pits.

Primero fue Hamilton en entrar a los boxes y tardó 2.7 segundos y provocó que Pérez subiera al segundo lugar y después al primero con la misma parada que Verstappen; no obstante, el mexicano volvió al tercer puesto con su entrada a los pits, pues a pesar de que hizo un tiempo de 2.3 segundos otorgó la ventaja necesaria para reacomodar los primeros puestos.

Al final, Hamilton demostró porqué es siete veces campeón mundial, defendió con todo su segundo lugar. “Checo” no pudo, pero la historia lo ha premiado.