Los seis clubes ingleses que apoyaban la nueva Superliga europea desistieron de sus planes de incorporarse a este torneo, lo que amenaza con hundir el proyecto de un poderoso grupo de equipos, apenas dos días después de su lanzamiento.

Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester United, Manchester City y Tottenham se apartaron del grupo de 12 clubes, en medio de las distintas críticas al proyecto. Incluso el gobierno británico advirtió con una legislación para impedir que se realizara esta competencia escindida respecto de los certámenes tradicionales en Europa.

Manchester City fue el primer equipo en abandonar el barco, al señalar que formalmente inició los procedimientos para retirarse del grupo que promueve la Superliga europea.

En tanto, el Chelsea fue el último en dar a conocer su deserción de este megaproyecto, el cual será reformulado para seguir adelante.

El gobierno británico amenazó con presentar una legislación que impida a los clubes conformar una nueva competición europea, que el primer ministro Boris Johnson tildó como un “cartel”.

El rechazo en Inglaterra a la Superliga se intensificó cuando la Premier League amenazó con tomar medidas contra los seis clubes rebeldes.

La Premier ya había amenazado con expulsar a los seis clubes de la Superliga si se iban por su propia cuenta en Europa. Los otros 14 clubes se reunieron el martes y de manera “unánime y enérgica” rechazaron los planes de la Superliga.

En su mensaje de renuncia a la Superliga, el Arsenal indicó que escucharon las reacciones de los aficionados, por lo cual preferían desentenderse del nuevo torneo, y externaron disculpas a los seguidores.

Asimismo, mediante sus redes sociales, Manchester United, Liverpool y Tottenham informaron en escuetos mensajes que no participarán en la Superliga.

Directivos de la Premier y representantes de organizaciones de aficionados se reunieron con Johnson, quien rechazó la Superliga por ser anticompetitiva y amenazó con lanzar lo que llamó una “bomba legislativa” para frenarla.

También puedes leer: La guerra entre la Superliga y la FIFA está declarada