México ya tiene tres medallas de bronce en Tokio 2020. La última de ellas, la consiguió Aremi Fuentes, en levantamiento de pesas, en la categoría de los 76 kilogramos. Sin duda, esta presea es representativa porque pone de manifiesto que los logros del deporte mexicano en Juegos Olímpicos tienen cara de mujer.

En las últimas cinco justas, desde Atenas 2004, México ha obtenido 24 medallas (contando la de ayer) y 16 de ellas han sido gracias al género femenino, por siete de los varones y una en la modalidad de mixtos.

Asimismo, el país ya tiene cuatro preseas en halterofilia, y todas estas han sido conseguidas por mujeres, siendo Soraya Jiménez, la primera en lograrlo, en los Juegos de Sydney 2000.

Después, vendrían los bronces de Damaris Aguirre (Beijing 2008) y Luz Acosta (Londres 2012), quienes en un principio no subieron al podio, pero tras confirmarse el dopaje y descalificación de algunas de sus rivales, alcanzaron también las preseas.

Ayer se les unió Aremi Fuentes, oriunda de Tonalá, Chiapas, pero avecindada en Mexicali. La joven de 28 años llegó a Tokio con bajo perfil, pero con logros que daban pistas sobre lo que podría alcanzar: es subcampeona de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y consiguió el tercer lugar en la justa continental de Guadalajara 2011.

Pero le costó llegar a Juegos Olímpicos por una lesión en la rodilla e incluso hubo quienes no la vieron en buena forma, en específico, el presidente de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas, Rosalío Alvarado, quien la sacó de un campeonato panamericano, en abril pasado.

“Su respuesta fue porque me miraba gorda y no se me hace bien que él se exprese así de una atleta que dio el peso de la categoría como un mes antes. En estos dos últimos años me he mantenido en el top 5 de mi categoría, es algo histórico para el levantamiento de pesas”, relató la atleta.

La víspera consiguió el bronce olímpico y lo hizo en una jornada que empezó con impotencia y frustración, luego de que la selección de beisbol fue eliminada por Israel y de que Carlos Ortiz se cayera de manera estrepitosa en la última ronda del golf.

Asimismo, también se presentó otro cuarto lugar, el sexto para la Delegación Mexicana, con Alexa Moreno, el cual, tuvo su dosis de polémica debido a la calificación de los jueces.

Pero entonces llegó Aremi Fuentes y con los 245 kilogramos (108+137) que cargó, renovó la ilusión para los federativos de al menos conseguir el pronóstico mínimo de medallas para Tokio (que son cinco) y, lo más importante, dio alegría a un país que ha visto cómo se han escapado de manera increíble algunas preseas.

El primer lugar fue para la ecuatoriana Neisi Dajomes, quien levantó un total de 263 kg (118+145) y la plata fue para la estadounidense Katherine Nye, con un peso de 249 kg (111+138).

Fuentes levantó de inicio 105 kilogramos en arrancada, para subir hasta los 108, pero falló en su intento de levantar los 110.

Posteriormente, también se quedaría corta en su último intento en envión cuando intentaba levantar 139 kilogramos, tras alzar 135 en su primer intento y 137 en el segundo.

Soraya fue la inspiración de Aremi Fuentes

Luego de la competencia, Fuentes admitió que su inspiración fue Soraya Jiménez, fallecida el 28 de marzo de 2013.


“Hace dos meses no sabía si iba a poder estar en forma, tuve una lesión en la rodilla. Siempre tuve una inspiración en Soraya Jiménez, no perdí la fe, como ella no la perdió en su momento”

Aremi Fuentes

Halterista mexicana

“No me arrepiento de haber cambiado el atletismo por la halterofilia. Le agradezco el entrenador que me vio las cualidades para practicarla y no tengo p a l a b ra s más que agradecer que ha estado al pendiente de mí y que me ha sacado de muchas lesiones también”, señaló la halterista.

También puedes leer: Alejandra Valencia es eliminada de Tokio 2020; se despide con una medalla