S ólo restan 29 días para que se encienda el pebetero olímpico de la ciudad de Londres, pero a partir de este momento, ya se conocen a las primeras ganadoras de los Juegos Olímpicos de 2012.

Aunque no se ha celebrado ninguna competencia oficial de la máxima fiesta deportiva, quienes ya pueden presumir de un verdadero triunfo son las atletas de Arabia Saudita, país que autorizó la participación de las mujeres por primera vez en este evento.

Qatar y Brunei también tenían prohibido a sus deportistas participar en los Juegos Olímpicos, pero ambas naciones cambiaron sus posturas y dentro de sus delegaciones incluirán a mujeres.

La representación femenina de Qatar que asistirá a Londres apenas estará integrada por tres mujeres, quienes participarán en las disciplinas de tiro, natación y atletismo. Mientras que Brunei solamente contará con una una mujer que competirá en carrera con vallas.

Con la histórica autorización, Arabia Saudita había quedado como el único país que mantenía marginadas a las atletas, pero esta semana pusieron fin a esa  tradición.

“El reino de Arabia Saudita desea reafirmar su apoyo a los significados sublimes reflejados en los Juegos Olímpicos y los preciados valores de excelencia, amistad y respeto que representan”, informó en un comunicado la embajada saudí en Londres.

El cambio de parecer se dio coincidentemente después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) había ejercido presión para que Arabia accediera a enviar a sus mujeres deportistas a la justa internacional que se inaugurará el próximo 27 de julio.

La organización Human Rights Watch informó a inicios de 2012 que la prohibición que ejercía el gobierno Saudí sobre las atletas del gobierno reflejaba “la perspectiva conservadora predominante de que abrir los deportes a las mujeres y niñas guiará a la inmoralidad” o “los pasos del demonio”, como lo definió en su momento un académico de aquel país.

Ganen o no una medalla, registren o no un buen tiempo, las mujeres de Arabia Saudita y en general las musulmanas ya son ganadoras al acabar con años de marginación y prohibiciones deportivas.

Un camino empredrado

Las mujeres de Arabia Saudita han tenido que hacer grandes esfuerzos para ser respetadas y tener derechos como los de los hombres.

Aún ahora, ellas no pueden dejar el país, ir a la escuela, manejar o abrir cuentas bancarias sin permiso de un hombre.

En el caso de los deportes, las atletas habían sido descartadas de los Juegos Olímpicos porque participarían frente a una multitud integrada por hombres y mujeres.

La carta fuerte

El comunicado de la embajada de Arabia Saudita aseguraba que las mujeres que clasificaron a los Juegos Olímpicos serían autorizadas a participar, lo cual provocó dudas de cuántas atletas estarían listas ante el corto periodo que queda para el evento después de la autorización.

La candidata más probable para competir bajo la bandera de Arabia Saudita en Londres, es la jinete Dalma Malhas, quien ya representó al Reino en las Olimpiadas Junior en Singapur en 2010.

Dalma obtuvo el bronce, sin embargo, la atleta nacida en Estados Unidos no fue invitada en esa ocasión por Arabia Saudita, sino por el Comité Olímpico Internacional.