Ya es oficial. El Tri Sub-23 ya porta la medalla de bronce que lo acredita como tercer lugar en estos Juegos Olímpicos.

Tras la final entre Brasil y España, que fue ganada por los sudamericanos, se realizó la ceremonia de entrega de medallas y los jugadores mexicanos se mostraron emocionados por verse en el podio olímpico.

Sí, no fue como en Londres 2012, en lo más alto, pero este bronce es muy meritorio debido a que por fin se tomó revancha de aquel juego de México 1968 donde el representativo nacional cayó justamente en casa ante Japón.

Esta vez, fue a la inversa.

El Tri Sub-23 acabó su aventura en Tokio con 17 goles a favor y llevó al ahora Bicampeón olímpico hasta los penaltis.

Lee también: Jaime Lozano lo tiene muy claro: ‘México fue el mejor equipo en Tokio 2020’

De esta manera, el equipo de Jaime Lozano tuvo una destacada actuación y se espera que algunos de los jugadores emigren del futbol mexicano, así como el técnico nacional que, de acuerdo con algunos reportes de prensa, ha levantado el interés de federativos japoneses para llevarlo al futbol de aquel país.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fue el encargado de acercar las medallas olímpicas a cada uno de los jugadores, pero fueron ellos quienes tomaron las preseas y se las colgaron entre ellos.

 En las imágenes de la premiación se pudo apreciar que Jorge Sánchez le colgó su medalla a Luis Malagón, quien se la entregó al jugador del América para que, así, uno a uno colgara la presea a uno de sus compañeros. Henry Martín se la entregó a Diego Lainez y viceversa.