Una vez cumplida una sanción se debería dar un giro de 180 grados para quien cometió un error, como ocurre con aquellos que cumplen alguna condena penal. Sin embargo, aunque el castigo haya sido completado ante las autoridades, a los ojos de la sociedad, siempre habrá una mancha, en especial en casos como la violencia doméstica.

Así ocurre con los beisbolistas de Grandes Ligas que han violado la política contra la violencia doméstica, quienes han cumplido con distintos castigos, según la gravedad del caso, pero que en la memoria colectiva, difícilmente se le dará borrón a lo que hicieron.

El caso más reciente es el del lanzador Sam Dyson, quien desde 2019 no encuentra equipo y para este año se quedará con las ganas de participar, luego de que el comisionado Rob Manfred informó que el beisbolista fue suspendido toda la temporada, debido a que en 2020 se le acusó de haber golpeado y abusado de su exnovia. Además, deberá someterse a una evaluación psicológica.

162

juegos es el castigo más elevado que ha dictado MLB hacia un beisbolista

En la lista de quienes están “sellados” como castigados por violentos se encuentran dos mexicanos, uno de ellos es Roberto Osuna, quien además de esta mancha en su historial, una reciente lesión en el codo lo tiene sin encontrar equipo para 2021, y en estos días se mostrará en República Dominicana ante scouts para intentar firmar un contrato.

En mayo de 2018, con 22 años, el joven de Sinaloa fue detenido en Toronto, cuando jugaba con los Blue Jays, acusado de haber golpeado a una joven que era su novia, pero quien no acudió a declarar ante la corte, por lo que se le retiró el cargo; sin embargo, fue suspendido 75 juegos, pero esa campaña fue cambiado a los Houston Astros y jugó la Serie Mundial.

Desde el momento del incidente, Osuna ha defendido su inocencia, incluso en fuertes discusiones en sus redes sociales, no obstante, en el mismo mundo virtual, un sector de personas lo siguen señalando por aquel hecho.

Otro mexicano que pasó por una situación similar es el campeón de la pasada Serie Mundial con Los Angeles Dodgers, Julio Urías, quien en mayo de 2019 pasó unas horas arrestado por un altercado con una mujer en el estacionamiento de un centro comercial.

El lanzador zurdo pagó una multa y fue liberado, pero las Grandes Ligas decidieron suspenderlo por 20 juegos. Tras ganar la Serie Mundial y haber sido invitado a Palacio Nacional por el presidente de México, a Urías la gente le sigue recriminando esa acción a través de las redes.

Quien recién culminó su suspensión de 81 juegos es el lanzador Domingo Germán, de los New York Yankees, quien a finales de 2019 fue acusado de haber golpeado en dos ocasiones a su pareja, con quien sigue unido.

Germán se disculpó en su primera aparición pública en 2021, y su situación ha dividido el vestidor de los Yankees, ya que una parte lo apoya pese a su error, otros como el lanzador Zach Britton consideran que no debería tener otra oportunidad de trabajar en MLB.

“He cometido errores de los que no estoy orgulloso y me quiero disculpar por eso”, indicó. Cuando mi equipo me necesitó más en 2019 al inicio de la postemporada no estuve para ellos y pido su perdón. Fue muy difícil para mí no lanzar y ayudar a mi equipo. Pero también entiendo que soy responsable de ponerme en dicha posición”, explicó Germán.

Asimismo, existen otros casos cercanos a México que se encuentran bajo investigación. Uno de ellos es con el cubano Randy Arozarena, quien en noviembre pasado fue detenido en Mérida, Yucatán, acusado de haber golpeado a la madre de su hija, y de haber intentado llevarse por la fuerza a la menor.

2

peloteros mexicanos se encuentran entre los castigados por violencia doméstica

De igual forma, el venezolano Omar Vizquel, anunciado como manager de los Toros de Tijuana, fue señalado en diciembre, a través del medio The Athletic, por su exesposa, quien asegura que el expelotero la golpeó en al menos dos ocasiones y en una, incluso, la trató de estrangular en 2011.

Aunque en el historial de Grandes Ligas hay casos registrados en distintos años, fue hasta 2015 que MLB estableció la política sobre violencia doméstica, incluida en el contrato colectivo, ya que los casos antes de ese año fueron castigados por las autoridades.

También puedes leer:Dan la bienvenida a los nuevos del beisbol