De “Gigi” a “Gigio”, Italia sigue teniendo un ángel protector bajo los tres palos.

Quince años después que Gianluigi Buffon fue uno de los protagonistas en la conquista de la Copa Mundial en una tanda de penaltis, Gianluigi Donnarumma hizo otro tanto el domingo ante Inglaterra en la final de la Eurocopa.

Donnarumma tapó dos remates en la definición desde los once pasos, repeliendo lo disparos de Bukayo Saka y Jadon Sancho, para la victoria 3-2 en los penales tras el empate 1-1 al término de una prórroga.

“Pese al gol madrugador siempre fuimos dueños de la iniciativa y en los penales teníamos a Gigio”, comentó el capitán italiano Giorgio Chiellini. “Hemos ido de ‘Gigi’ a ‘Gigio'”.

Dannarumma fue proclamado como el mejor jugador de la Euro 2020, el primer portero en la historia del torneo que recibe el laurel.

El arquero de 22 años, que suena para fichar con el Paris Saint-Germain la próxima temporada, dijo: “Ha sido una noche increíble. Si soy el mejor jugador del torneo, eso se lo debo también a (Leonardo) Bonucci y Chiellini. Hemos estado inmensos”.

Donnarumma también paró un penalti a Álvaro Morata al vencer a España en una definición desde el manchón blanco en las semifinales.

El portero debutó con el Milan en 2015 con apenas 16 años y 8 meses, y fue señalado de inmediato como el heredero de Buffon, dueño del récord de la selección con 176 partidos disputados.

Lee también: Inglaterra e Italia, por el título que los regrese a la élite

Hizo historia como el arquero más joven en atajar con Italia cuando ingresó por Buffon en el descanso de un amistoso ante Francia, encajando un gol en una derrota 3-1.

Y poco a poco se fue afianzando con la selección. Acumula 30 partidos y fue partícipe para que Italia fijase un récord mundial sin recibir goles, actuando en la mayoría de los mil 168 minutos.

“Tenemos la gran fortuna de contar con Donnarumma”, dijo el técnico italiano Roberto Mancini. “Tenía la convicción que iba a tapar un par de penaltis porque es el mejor arquero del mundo”.