Tener un nombre representativo dentro de la lucha libre no siempre quiere decir que se debe escribir la misma historia que ya se contó años atrás, esa es la manera en que El Hijo del Impostor ve su trayectoria en el pancracio mexicano, pues sabe que se puede ser innovador sin perder la esencia del legado que dejaron sus familiares.

El Hijo del Impostor, quien es la cuarta generación del Dr. X, El Cobarde, El Cobarde II y Convoy, explica que su idea de innovar su estilo de lucha y escribir su propia historia, no sólo en México, sino también en Estados Unidos, puede generar muchas críticas hacia él, pero entiende que no se puede quedar en el pasado, ya que las bases de lucha libre no cambian pero se debe adaptar a un nuevo concepto y a un público nuevo que cada día es más exigente dentro de las arenas.

“Lo difícil de cuando traes un nombre con historia es precisamente eso, ser la cuarta generación de una familia que ya es tradición en la lucha libre, porque atrás de ti hay años de esfuerzo y sacrificio, pero vengo enfocado a hacer historia, que eso es a lo que me tengo que dedicar, a escribir mi propia historia y dejar las comparaciones con mi papá y abuelo de lado.

“Sé que esas comparaciones van a estar ahí, pero de mí depende escribir una historia diferente, porque no era lo mismo la lucha de los ochenta y noventa a lo que es ahorita, entonces a mí me toca hacer otra historia en una época diferente en la lucha libre y sobre todo en una nueva generación, aunque, eso sí, sin perder la imagen que crearon mis familiares”, explica el luchador de Kaoz Lucha Libre a Reporte Índigo.

A pesar de que es un año atípico a los anteriores, debido a la pandemia de COVID-19, El Impostor menciona que un factor que hace más interesante esta evolución en la lucha libre es precisamente “la nueva ola” de generaciones de luchadores que en la actualidad hay, pues estará en ellos revivir viejas rivalidades con estilos nuevos y a la vez respetando el legado que les han heredado.

“El crecimiento de las nuevas generaciones, la verdad, es que es algo fantástico, porque es a lo que me refiero, imagina, mi padre luchó contra los padres de las nuevas generaciones que ahorita hay como un Atlantis Jr., un Villano III, Cien Caras, y ahora tener la oportunidad de enfrentar a los hijos de los rivales de mi padre es algo increíble, porque se nos da y tenemos la oportunidad de demostrar que podemos mantener un legado en una nueva etapa de la lucha libre.

“Hay que entender que cuando te dan un nombre así con mucha trayectoria, porque te lo ganaste o porque te lo heredaron o por lo que sea, hay que respetarlo y valorarlo, porque traes en tus hombros el sacrificio no sólo de tu padre, sino de tu abuelo, tíos, de muchas personas que hicieron que tu nombre ahora valga mucho para este deporte”, agrega.

Nuevos horizontes para El hijo del impostor

Aunque los objetivos son claros, el enfrentar a las “nuevas generaciones del pasado” tendrá que esperar, ya que por ahora su camino comenzará en Estados Unidos y después en México, debido a que El Hijo del Impostor se convirtió la carta fuerte de Kaoz Lucha Libre para romper fronteras en 2021.

“Se siente bien que te vean y etiqueten de esa manera, porque de tantos luchadores que hay por acá (Estados Unidos) para que nos eligieran a nosotros es una satisfacción muy grande que te hace saber que tu trabajo está hablando por sí solo y puedo decir que es un peso que se disfruta, porque lo que tenemos que hacer es que cada vez que se hable de nosotros se piense en Kaoz y que cuando mencionen a Kaoz se hable de El Dragón y de El Hijo del Impostor, esa es la misión”, menciona.

También puedes leer: Rudeza exquisita de Dulce Canela en la lucha libre