El 2012 quedará en la memoria del golfista Rory McIlroy, número uno del mundo, quien se impuso en un emocionante final en el último torneo de la temporada disputado en Dubai.

Demostrando  que tiene los argumentos y el golf necesarios para mantenerse como el mejor del mundo, el norirlandés doblegó a Luke Donald y a Justin Rose,  batiendo el récord del campo con 62 golpes, terminando el trayecto con un menos 10.

McIlroy acaba la temporada con cinco títulos en su haber y un nuevo récord de ganancias en un solo año con 5 millones 519 mil 117 euros (7 millones 156 mil dólares) en premios.

“No podía haber deseado un mejor final de temporada”, dijo McIlroy de 23 años, quien ganó su segundo major en el Campeonato de la PGA en 2012 y emula la hazaña de Luke Donald, quien  en 2011 encabezó las listas europeas y americanas de ganancias.

“Venía con la intención de ganar el trofeo y eso es lo que he hecho”, añadió McIlroy, quien posó junto a su novia, la tenista danesa Caroline Wozniacki.