La Selección Mexicana obtuvo su primer triunfo en la Copa Oro (3-0) ante un equipo guatemalteco que preocupó por algunos momentos al equipo de Gerardo “Tata” Martino; sin embargo, Rogelio Funes Mori solucionó el problema con su primer doblete.

Sí, el delantero naturalizado, tal y como se esperaba, cargó con el peso ofensivo de la escuadra tricolor y sigue demostrando que su llamado fue una buena decisión.

Abrió el marcador al minuto 29, justo cuando empezaban a rondar los fantasmas de lo ocurrido ante Trinidad y Tobago; es decir, mucho dominio, pero con el 0-0.

El segundo gol cayó al minuto 55, luego de una gran jugada colectiva que terminó Funes Mori tras una diagonal de Orbelín Pineda, quien hizo el tercero de cabeza en un centro de “Chaka” Rodríguez.

De esta manera, México se ubicó en la segunda posición del Grupo A con 4 puntos y, prácticamente clasificado, el domingo se jugará el liderato ante El Salvador que derrotó 2-0 a Trinidad y Tobago.

Vale decir que el partido se retrasó una hora debido a una tormenta eléctrica que cayó en la ciudad de Dallas.

El juego, realizado en el Cotton Bowl, no tuvo la asistencia esperada y la buena noticia es que el grito prohibido nuevamente se apagó.

Lee también: Mal y muy de malas: México empata y reaparece el grito prohibido

El sábado pasado, ante los trinitarios, la expresión discriminatoria provocó que se detuviera el partido un par de veces.

La Federación Mexicana de Futbol afronta un castigo de dos partidos a puerta cerrada debido a los gritos proferidos en el Preolímpico realizado en Guadalajara, en marzo pasado.

Por ello, aún se está a la espera de nuevas sanciones por los hechos ocurridos en la pasada Nations League, así como en el primer juego de esta Copa Oro.