México tiene diferentes zonas donde el motociclismo enduro se puede practicar en perfectas condiciones, dejando en claro que la belleza de la naturaleza también puede ser parte de un deporte extremo que poco a poco está creciendo, con diferentes representantes nacionales a nivel mundial. Fue en un viaje familiar a Temascaltepec, Estado de México, en las faldas del Nevado de Toluca, donde el amor por el motociclismo enduro nació para Didier Goirand, cinco veces campeón nacional

Ver a su padre andar en moto lo motivó a subirse por primera vez a una, pese a que ese mismo día tuvo su primer accidente.

“Antes de dedicarme a la moto enduro, la verdad es que intenté jugar tenis, futbol, pero debo aceptar que el deporte de las pelotas nunca fue lo mío, sobre todo porque a mí me gusta pasar tiempo al aire libre y fue precisamente en un viaje familiar a Temascaltepec que yo me enamoré del motociclismo, porque al ver a mi papá con sus cuates yo decía: ‘quiero intentarlo’ y mi papá dijo ‘pues vas’.

“Recuerdo que tenía ocho años y mi papá me compró mi primera moto, pero no me enseñaron mucho, de hecho, fueron cuestión de horas y me subí a la moto por primera vez a esa edad y a esa misma edad me la quitaron porque tuve mi primer accidente, me estrellé contra un árbol de aguacates y fue cuando vieron que necesitaba más lecciones”, explica el motociclista para Reporte Índigo.

Sin embargo, ese pequeño percance no frenó sus ganas de volver a subir a una moto, sino todo lo contrario, debido a que: “pues en ese terreno que comento se puede realizar sin ningún problema el enduro y eso a mí me gustó mucho y dije que tenía que volver a intentarlo hasta que lo domine”.

A pesar de que su experiencia en moto estaba hasta cierto punto restringida, debido a que tenía que aprender poco a poco cómo dominar las montañas y las diferentes texturas que afrontar, conforme más exploraba el territorio mexicano, la paciencia lo recompensó al convertirlo en campeón nacional y en el deportista referente en el motociclismo enduro.

“Muchos pueden decir que ese era el objetivo, convertirse en campeón o sobresalir, pero la realidad es que las cosas se te van dando poco a poco y así fue conmigo. Me he convertido en campeón nacional, pero tienes que ser consciente que en este deporte sólo eres tú y tu moto, no hay más y eso es todo”, menciona.

Nuevas metas para Didier Goirand

Como Didier Goirand lo describe “desde chiquito he sido muy inquieto y se nota por el deporte que practico”, y a pesar de que ha madurado como persona en esta etapa de su vida, esa cosquillita de explorar nuevos horizontes lo han llevado a correr sobre el Volcán Paricutín, convirtiéndose en la primera persona que lograr subir y bajarlo en motocicleta.

“Verlo de esa manera, en ser la primera persona que logra dicha hazaña, la verdad es que sí es increíble porque es un logro personal, pero considero que este proyecto, que comenzó como un reto por la superficie que iba afrontar, se convirtió en algo más cultural, porque al final lo que resalta este recorrido que realicé son las bellezas que tenemos en México y muchas veces no sabemos valorar.

“Aunque no lo crean, y mi nombre diga lo contrario, soy más mexicano que nada, nací aquí en Ciudad de México, crecí aquí y es gracias al enduro que he podido explorar cada belleza que tiene México y me gustaría resaltar cada una en cada recorrido, pero muchas veces esa experiencia la tienes que vivir y no que te la cuenten”, agrega.

Al igual que otros deportes, el motociclismo enduro ha sido afectado por la pandemia de COVID-19 y las competencias son escasas, por lo que por el momento no se puede tener gran proyección, no obstante, Didier Goirand quiere seguir impulsando el deporte en México, ya que asegura que hay mucho talento.

“La verdad es que para ser honestos que el motociclismo enduro en México tiene mucho potencial, porque somos un país donde todavía es muy abierto en diferentes zonas y puedes andar en moto sin ninguna complicación.

“Mi plan a futuro es que con mi tienda que abrí en Valle de Bravo pueda ir apoyando a diferentes pilotos y hacerlos que se prueben entre ellos, crear como un semillero de pilotos que destaquen más adelante, pero también sé que este plan es ambicioso y que tiene que ir avanzando poco a poco para verlo sólido en un futuro”, finaliza.

También puedes leer: Rubén López, solidaridad y deporte al extremo