La LMB investigó la queja de los Leones de Yucatán, respecto a las tomas que aparecieron en la transmisión del juego contra los Diablos Rojos.

En un inicio, se estableció que la organización de la Ciudad de México había incurrido en un robo de señales.

El hecho habría ocurrido durante los dos primeros juegos de la Serie de Campeonato de la Zona Sur, celebrados en el Estadio Alfredo Harp Helú.

No obstante, tras las indagaciones se estableció que los “Escarlatas” no incurrieron en una “trampa” y solo fueron hechos aislados.

Sí existió una manipulación en las tomas de la transmisión de televisión por parte del Productor del juego asignado.

“La Liga Mexicana de Beisbol revisó transmisiones de juegos de temporada regular y Postemporada del club Diablos Rojos como equipo local y no se encontró ese patrón de inequidad.

Lee también: Diablos Rojos asegura el primer lugar del Sur al vencer a Oaxaca

“Se concluyó que no existe evidencia alguna de robo de señales del club Diablos Rojos del México por este incidente”, se lee en un comunicado.

Los responsables

A pesar de que no hubo una mala intención, la LMB sí impuso sanciones a los responsables, así como un castigo económico al equipo.

Miguel Arturo Ojeda Siqueiros, Director Deportivo del club Diablos Rojos, será suspendido un año, así como Marco Antonio Ávila Toledo, Productor de Televisión.