En un momento donde se investigan acusaciones de corrupción de algunos exdirigentes y el amaño de partidos se ha convertido en un problema mundial para el futbol, en Twitter se anunció la dimisión del presidente de FIFA, pero no de manera oficial, sino luego de que se hackeara la cuenta de Joseph Blatter.

La mañana de ayer, comenzaron a publicarse supuestos mensajes del suizo, los cuales fueron retuiteados por la cuenta oficial de FIFA. 

“Así que ¿qué pasa si tomé dinero de príncipe de Qatar? Yo soy la fuente de ingresos de la familia”, fue el tuit con el que inició el ataque a la cuenta de Sepp.

“Se decidió que el Presidente Sepp Blatter debe dimitir debido a acusaciones de corrupción” y “He recomendado a su excelencia el príncipe Ali Bin Al Hussein de Jordania como mi sucesor”, fueron otros de los mensajes que publicó el grupo de la Armada Electrónica Siria, quien se responsabilizó del ataque a la cuenta oficial.

Cerca de las 14:00 horas la cuenta del presidente del máximo organismo del balompié mundial se restableció y fueron borrados los mensajes.

Blatter ha sido duramente criticado por los cada vez más sonados casos de corrupción y fraude que se viven en el seno de la FIFA, sobre todo por la presunta compra de votos para que Qatar fuera elegida como la sede de la Copa del Mundo de 2022.