"A menudo (los exfutbolistas) se dejan aconsejar por personas equivocadas y antes de darse cuenta sus bienes han desaparecido"

Geoff Scott

Director ejecutivo de XPro

La facilidad de comprar lo que se quiera, cuando se quiera y sin importar el precio, es algo que termina por hundir a la mayoría de los exfutbolistas.

Hay muchos ejemplos de antiguas figuras del balompié que no pasan mucho tiempo alejados de las canchas, y comienzan a sufrir severos problemas económicos que en ocasiones los orillan a vicios como alcohol y drogas.

Nueva información sobre este tema se dio a conocer luego de un estudio realizado por la fundación XPro, creada para ayudar a los exjugadores con problemas económicos en Inglaterra. Según los datos recopilados, tres de cada cinco exfutbolistas están en bancarrota a los cinco años de haber terminado su carrera.

El estudio se realizó tomando una muestra de 30 mil jugadores retirados que participaron en la Liga Premier de Inglaterra y tuvieron un salario que rondaba las 30 mil libras semanales (45 mil dólares). 

“Tres de cada cinco jugadores están en bancarrota a los cinco años de retirarse y uno de cada tres se ha divorciado en apenas 12 meses. A menudo se dejan aconsejar por personas equivocadas y antes de darse cuenta sus bienes han desaparecido. Incluso los que consiguen hacerse un hueco en los medios de comunicación arrastran deudas. Puede sonar increíble para los aficionados, pero esta es la realidad”, explicó Geoff Scott, director ejecutivo de XPro y exjugador del Stoke City, Leicester y Birmingham.

Mark Sands, experto de la compañía RSM Tenon, que se especializa en situaciones de bancarrota y administración de negocios,  señaló que con el aumento de los salarios que se ha experimentado durante los últimos años en el balompié, también se ha incrementado el número de exjugadores con problemas económicos. 

“Mientras ganan grandes sumas de dinero desarrollan gustos caros y realizan inversiones muy arriesgadas. Cuando sus carreras terminan no tienen otra fuente de ingresos y su fortuna desaparece rápidamente porque los gastos no se adaptan a esta nueva realidad”, dijo Sands.

El estudio revela que la mayor parte de los exjugadores de la Liga Premier se encuentran en bancarrota cinco años después de haber puesto fin a su carrera profesional, pero existen casos todavía más graves como el de Brad Friedel. 

El veterano portero estadounidense del Tottenham se declaró en bancarrota mientras todavía se mantiene en activo. Según publicó el diario The Sun, Friedel contrajo una deuda de 5 millones de libras (7.5 millones de dólares) tras la creación de su academia de futbol en Estados Unidos. 

Por este motivo, el guardameta se mantiene en activo pese a haber superado los 40 años, intentando aplazar el mayor tiempo posible su retirada para continuar disfrutando de altos ingresos que le permitan reducir la deuda.

Friedel no es el único. The Sun menciona a Lee Hendrie, John Arne Riise o Eric Djemba-Djemba, quienes arrastran deudas pese a que todavía no han colgado las botas. Riise, de hecho, todavía juega en la Liga Premier con el Fulham.

Esto sucede en Inglaterra, pero en México también hay casos similares de figuras que se han ido perdiendo al no haber prevenido su futuro.