4

carreras en 23 entradas han anotado los Cardenales

Sabíamos que esta serie iba ser de pitcheo, pero no contábamos con el nulo bateo de los Dodgers. 

El equipo de Los Ángeles ha anotado dos carreras en dos partidos y dejado a 18 hombres en base, en momentos importantes este equipo no ha sabido dar el hit clave para el triunfo. 

Un ejemplo fue en el juego dos, en la sexta entrada con las bases llenas, el cubano Yasiel Puig, quien tuvo una gran temporada regular, se ponchó cuando la cuenta estaba en tres bolas y dos strikes. 

Puig le tiró a una bola baja que le hubiera dado el pasaporte a primera, y Cleyton Kershaw, quien estaba en tercera base, hubiera anotado la carrera del empate. 

Estos son momentos que los Dodgers no han aprovechado ante el gran pitcheo de los Cardenales. 

Hoy lanzará por San Luis Adam Wainwright, quien terminó la temporada con 19 ganados. 

Wainwright tiró juego completo en el quinto y decisivo partido contra los Piratas el miércoles pasado. 

San Luis tiene mucho a favor para ganar esta noche como visitante, los Dodgers no han sabido aprovechar las magníficas salidas de sus pitchers Clayton Kershaw y Zach Greinke, juntos han ponchado a 15 bateadores y solamente permitieron seis hits.  

Hoy irá al montículo Hyun-Jin Ru, quien en su única salida de playoffs, en el tercer juego divisional contra Atlanta, lanzó tres entradas y permitió cuatro carreras. 

El pasado 4 de agosto, Ryu le ganó a San Luis 5-1, donde pitchó arriba de siete entradas. 

Esta victoria le debe dar confianza al coreano para enfrentar a una alineación que no está bateando mucho, cuatro carreras en 23 entradas han sido suficientes para que Cardenales ganara los dos primeros juegos. 

Si Wainwright sale pitchando como lo hizo contra los Piratas, será una noche larga para el equipo local. 

Hay que tener en cuenta que los juegos que ganó fueron lanzados en el Bush Stadium. 

La clave: el bateo

Dodgers dependerá de cómo salga su lanzador, pero más de cómo salga su bateo. Este equipo no está bateando nada y probablemente hoy no tendrán muchas oportunidades. 

Wainwright no regala bases por bola, así que se tendrán que embazarse con hits. La ventaja de Dodgers es que juegan de locales. Fueron uno de los pocos equipos que llenaron su estadio todos sus juegos.