En  mi camino a los Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia,  desde donde les invito a acompañarnos por todas las plataformas de REPORTE INDIGO en esta aventura blanca de nieve y hielo tan ajenos como espectaculares para nuestra cultura y costumbres mexicanas ( hay excepciones, Hubertus las lidera y convoca).

Hago una reflexión acerca de mi comentario en referencia del Super Bowl, que mas que deseo era una ilusión para ver a Peyton Manning abrirse paso al umbral de leyendas de la NFL como los súper héroes con sus teóricos dos anillos, el que ganó con Indianápolis a Chicago y el que muchos deseábamos verle ganar este domingo ante Seattle.

Seguramente colocaría frente a esa enorme y pesada puerta sus dos anillos, invocaría las palabras mágicas de sus números extraordinarios y sus MVP`s por montones para meterse por la puerta grande a ese selecto club en donde…

JOE MONTANA, ROGER STAUBACK, TERRY BRADSHAW, JOHN ELWAY, BART STARR ,TROY AIKMAN Y HASTA TOM BRADY…

Así, con mayúsculas, tienen sus sillones ubicados en mesa redonda parecido a la leyenda de “La mesa redonda del Rey Arturo” , el de Tom Brady ahí está, acude solo en ocasiones, los demás se toman sus whiskys, a veces cervezas de la Bud oficial, tras un vinito y observan desde sus nichos a los muchos aspirantes a ubicarse como uno de ellos.

Este domingo pasado esperaban la llegada oficial de Peyton Manning, cuyos números aplastantes y dominadores a lo largo de la última década lo hacen candidato fuerte para abrir un poco más esa cerrada mesa redonda, solo que…

Lo bajaron a golpes

Literalmente, la defensiva de Seattle aplastó a todos los Broncos que se le pusieron enfrente, cualquiera con uniforme naranja era blanco perfecto y seguro, incluído el “generalazo” Manning al que no le dieron tregua desde la primera jugada de safety que rompió las quinielas de Las Vegas.

Mire usted que apostar a que un safety sería la primera ocasión del juego, segurame

Luego, a la defensiva de Broncos la hicieron pedacitos, parecía un juego de NFL contra una preparatoria promedio orientada a jugar al basquet o al beis.

Cada vez que Peyton Manning regresaba al campo era una herida más. Luego aquellos regresos de patadas de Seattle o los corredores y receptores de los Seahawks que anotaron quitándose tacleadores Broncos, como quién camina entre obstáculos fijos y predecibles, se veía la mirada dolida, el gesto de frustración y la incapacidad de su equipo para responder en cada anotación.

Cuando iban 29 a cero y les anotan saliendo del vestidor como si sus jugadores se hubieran quedado a ver el show de medio tiempo, que por primera vez en mucho tiempo fue más entretenido que ese partido que pasará a la historia como…

El Super Bowl más malo de todos

Peyton Manning tiene ahora el estigma de haber sido el líder del equipo que ha sido superado mas fácilmente. Vamos, el que ha sido apaleado, humillado, es más, el más malo de todos los contendientes al Super Bowl, y conste que ya casi llegamos al número cincuenta.

Estos Broncos del domingo llegaron con etiqueta de favoritos y dominadores, el mejor equipo de la AFC, solo que esas credenciales no juegan.

Jugadores, líderes directivos pero principalmente el staff de coaches se equivocaron de todo a todo. Partido mal preparado, mal dirigido, incapaces de ajustar y resolver, ese es el legado bronco de este domingo negro para ellos.

Dan Marino al rescate

Quizá la única posibilidad de Peyton para ingresar al selecto club de “dominadores y ganadores” sería pidiéndole consejo al gran Dan Marino, el de los súper números, el gran líder, el de muchos récords, el que solo llegó a un Super Bowl que perdió ante los 49ers. El enorme Peyton Manning podría meterse aunque sea por la puerta trasera. Así de fácil.