Vencer a Washington pareció algo lejano a ser una garantía para los Dallas Cowboys después de desperdiciar una gran ventaja, pero el entrenador en jefe Mike McCarthy confía plenamente que ganar un partido cerrado es bueno para su equipo.

Micah Parsons capturó dos veces al quarterback Taylor Heinicke y forzó un balón suelto que fue devuelto para touchdown, ayudando a los Cowboys a cumplir una afirmación lanzada en la semana al superar el domingo 27-20 a Washington y romper la racha de cuatro triunfos en fila.

Dallas llegó a tener ventaja de 24-0 y de 27-8 antes que Kyle Allen reemplazara a Heinicke y liderara una serie ofensiva de 73 yardas de touchdown y que Cole Holcomb interceptara un pase de Dak Prescott y lo regresara hasta las diagonales para la causa de Washington.

Washington, que vio rota una racha de cuatro victorias, se quedó corto con su reacción cuando Allen soltó un balón cuando quedaban 2:24 minutos por jugar.

“Hay mucho valor en esos momentos. Para llegar a donde queremos, tenemos que prosperar en esas situaciones. Hemos creado algo de momento hoy, no me malentiendan, pero se puede sacar beneficio de condiciones adversas”, afirmó McCarthy.

Lee también: Pittsburgh rozó un ‘Big’ regreso, pero al final no les alcanzó

Los Cowboys tomaron una amplia ventaja gracias a la actuación de su defensiva, forzando cuatro pérdidas de balón y sumando cinco capturas.

Doran Armstrong recuperó un balón suelto forzado por Parsons y lo devolvió 37 yardas para un touchdown, y Randy Gregory interceptó un pase y forzó el balón suelto de Allen el día en que fue activado de la lista de lesionados.

Dak Prescott lanzó para 211 yardas con una anotación a Amari Cooper y sufrió dos intercepciones. Ezekiel Elliott corrió 12 veces para sumar 45 yardas a pesar de una lesión de rodilla que lo aqueja y los Cowboys (9-4) se separaron de Washington (6-7) en la pelea por el título de la División Este de la Conferencia Nacional.