La opción sería primero, buscar la prórroga; la segunda, abocarnos a una zona que nos han estado ofreciendo en diversas partes de la ciudad para llegar a construir un estadio” 

Billy Álvarez Presidente de Cruz Azul

Reza un dicho que nunca es tarde para volver a empezar, y eso espera aplicarlo Cruz Azul.

 

Los fracasos y fantasmas del que ha sido objeto en las últimas décadas desea enterrarlos para siempre con la construcción de una nueva casa.

 

El anuncio del gobierno de la Ciudad de México como respaldo total para el proyecto, abre un capítulo más en la historia de “La Máquina”, ansioso por acabar de una vez por todas una época de tragos amargos que curiosamente coincide con su estancia en el Estadio Azul desde 1996 a la fecha, periodo en el que sólo ha cosechado un sólo título.

 

“He tenido pláticas personales con Billy Álvarez y con Víctor Garcés (directivos del Cruz Azul) al respecto. Entiendo que no hay una renovación de su estadio en el futuro. En ese tenor lo que estamos tratando de ver nosotros como Ciudad de México es brindar opciones con la intención de tener un estadio del Cruz Azul”, declaró a la cadena ESPN Horacio de la Vega, director de Deportes de la capital.

 

El martes pasado, la televisora reveló que el proyecto más viable es la construcción de un inmueble en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca y otras fuentes periodísticas aseguraron que ya habría acuerdo entre el gobierno y la directiva cementera.

 

Aunque reconoció que se estudia la posibilidad de levantar un estadio, Billy Álvarez  declaró que hasta el momento no hay nada en concreto y que la prioridad será buscar una prórroga para permanecer en el Azul hasta 2019, toda vez que el contrato expira en 2018.

 

“La opción sería primero, buscar la prórroga; la segunda, abocarnos a una zona que nos han estado ofreciendo en diversas partes de la ciudad para llegar a construir un estadio, cuyas capacidades podrían andar entre los 40 y 45 mil espectadores con otra infraestructura y otros servicios aledaños”, manifestó en entrevista a Radio Fórmula.

 

Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) es la empresa propietaria del Estadio Azul y tiene proyectado la construcción de un complejo comercial a partir de 2018, por lo que “La Máquina” deberá buscar una nueva sede o bien llegar a un acuerdo para continuar por un año más en el viejo estadio de Ciudad de los Deportes.

 

La última posibilidad, según en palabras de Álvarez, será mudarse al Estadio Azteca, aunque una pugna de intereses por las marcas cerveceras que patrocinan al América y Cruz Azul frenaría el traslado del conjunto celeste al Coloso de Santa Ursula.

 

Dicho escenario fue la primera casa del Cruz Azul durante 25 años cuando emigró de Jasso, Hidalgo, hacia la Ciudad de México en 1971. En ese lugar “La Máquina” levantó su historia con cinco títulos de Liga.

 

Nuevo rostro para el 2026

 

Con una posible construcción de un nuevo estadio para Cruz Azul, la baraja de sedes para albergar el Mundial de la FIFA de 2026 aumenta para México.

 

Cabe señalar que una de las obligaciones es cumplir con la mínima cuota de 12 estadios, con capacidad mayor a 30 mi espectadores, para poder aspirar a recibir el magno evento futbolístico.

 

Actualmente, las canchas más modernas de la república son el Corona, Chivas, BBVA y el Cuauhtémoc, además del remodelado Estadio Azteca.

 

Mientras, otros estadios en proyección son el de Tigres, equipo que rehabilitará el Universitario, 

aunque no se descarta la posibilidad de edificar uno nuevo como ya se estudio en meses anteriores.

 

México competiría junto a Canadá y Estados Unidos para ser sede del Mundial 2026, aunque la FIFA no vería con malos ojos un torneo organizado por tres países.