Desde que fue develado ayer en Madeira, el busto en honor a Cristiano Ronaldo causó todo tipo de opiniones, la mayoría de burla por el hecho de que la obra no se parecía mucho al delantero portugués.

Las redes sociales se inundaron con memes y comentarios no muy positivos hacia el monumento que ya da la bienvenida a quienes llegan al Aeropuerto de la ciudad natal de CR7.

Pero no es la primera vez que el seleccionado lusitano pasa momentos incómodos con estatuas en su honor.

En 2010 se develó una enorme figura de 10 metros en España, específicamente en la Plaza de Ramales, en Madrid.

Como ese monumento fue sólo para una campaña publicitaria de la marca Nike, desapareció horas después. Sin embargo, aquella estatua sí tenía mayor semejanza con los rasgos del delantero.

En 2014, en su natal Portugal, en una ceremonia en la que Cristiano, su hijo y su madre asistieron, se develó una réplica del futbolista en la Avenida Francisco Sá Carneiro.

Esa estatua también tuvo algunas críticas por los atributos que le colocaron al portugués, pero el verdadero mal rato llegó cuando fue atacada por vándalos.

Después de que Lionel Messi consiguiera su quinto balón de oro, el monumento de CR7 fue pintado con el nombre y número del jugador del Barcelona.

Pero esos reconocimientos al menos se parecían al astro deportivo, algo que no sucede con el busto que desde ayer está en el Aeropuerto de Madeira.