Después de un camino lleno de contrastes, están establecidos. Argentina y Alemania se disputarán este domingo el trofeo del Mundial Brasil 2014, protagonizando la final más repetida en la historia del certamen.

Al llegar a la última instancia, se perciben ambientes distintos pero nada razonables. Mientras los teutones siempre se mostraron favoritos para esta batalla, los albicelestes se liaron con su suerte por esa falta de convencimiento.

Alemania está cauta, sabe de su entereza el su juego de conjunto, pero tienen presente que aun no logran nada. Argentina celebra, siente la felicidad del honor que representa disputar el título en el Maracaná.

“Bienvenidos a la final queridos argentinos, felicidades por el subcampeonato”, escribió el diario más vendido de Alemania, “Bild”, al felicitar también a Lionel Messi: “Así basta para ser subcampeón”.

No es para menos, en los penales contra el cuadro tulipán, el héroe argentino fue el portero y no el astro mundialista del que todo mundo espera lo mejor.

En el duelo decisivo, Europa y América vuelven a verse las caras para definir al campeón del mundo en el futbol, algo que no sucedía desde la edición del 2002, cuando Brasil se enfrentó a Alemania en Japón.

Para algunos, esta puede ser la revancha de Argentina tras lo sucedido hace 24 años en Italia. Aquella vez, una pena máxima decretada por el mexicano Edgardo Codesal le dio el triunfo y campeonato a los alemanes, mientras Diego Armando Maradona lloraba desconsolao por ese “robo”.

Pero esta también puede considerarse como la revancha de los germanos, quienes en 1986 tuvieron la oportunidad de convertirse en la primera selección europea que se coronaba en América. Hoy los teutones vuelven a acariciar esta posibilidad

Es precisamente esta rivalidad la que sube de tono la Final. De ganar Argentina, el entorno entre los aficionados brasileños con tan dura realidad subiría de nivel, casi como cuando sintieron el golpe de la eliminación.

En contraparte, si pierden los pamperos, el ambiente sería de burla severa con riesgos importantes tanto para el equipo como para los propios hinchas, que sentirán la presión de haber perdido en tierras cariocas.

La estadística también habla en esta edición 2014 de la Copa del Mundo. En siete ocasiones que argentinos y germanos se han enfrentado en la historia del Mundial, existe una superioridad teutona después de haber conseguido tres victorias (más una cuarta obtenida por penales), frente a una de Argentina y un empate. Pero en el partido de Final por el trofeo de la FIFA, están empatados con un título y será momento de que se rompa la igualdad de esta dura enemistad.

“No tengo dudas de que será Alemania. Argentina no tiene ninguna chance de ganar”, dijo Arjen Robben, quien perdió la oportunidad de ir por el trofeo gracias al desempeño del arquero en los penales.

Cuestión de suerte, de buen futbol, de concentración y de honor por sus naciones. Alemania y Argentina hacen valer su favoritismo por llegar al súper domingo pero desde el inicio del juego todo quedará bajo responsabilidad de sus decisiones dentro del campo.

El arbitraje será clave

El árbitro que designe la FIFA sin duda será una de las claves del partido entre teutones y albicelestes. 

Hoy, el Comité Arbitral dará a conocer su decisión, aunque uno de los candidatos es el español Carballo Velasco.

Otros siete posibles silbantes que estarían en el sorteo final por dirigir el duelo entre Argentina y Alemania son: Webb (Inglaterra), Rizzoli (Italia), Eriksson (Suecia), Irmatov (Uzbekistán), Velasco (España), Nishimura (Japón), Ricci (Brasil).

El mexicano Marco Rodríguez no ha sido contemplado dentro de los rumores de la prensa brasileña.

Saldrán de azul como en Italia 90

Por sorteo previo, a Alemania le tocará jugar la Final como local con playera de local y Argentina color azul de visitante. Como dato curioso, la Albiceleste jugó de ese tono en Italia 90, cuando perdieron 1-0 con los teutones.