Raheem Sterling es el héroe de Inglaterra que, por vez primera, llega a una Final de la Eurocopa. Y lo es no por hacer un gol, sino por el penalti muy dudoso que se le cometió y que marcó el fin de una Dinamarca que casi alcanza lo inimaginable.

Inglaterra rompió así la barrera de las semifinales en las grandes citas del futbol y, por primera vez en 55 años, disputarán un partido por el título.

Y lo hizo con un polémico penalti que primero desperdició Harry Kane, y luego él mismo recompuso tras caerle el rechace del portero Kasper Schmeichel, esto a los 104 minutos de juego.

A estas alturas del partido, los daneses estaban exhaustos y apostaban a los penaltis para coronar una gran sorpresa. Fue el fin de un vibrante torneo para una selección que dejó todo en cada juego por Christian Erisken, su astro que sufrió un paro cardiaco y se desvaneció en la cancha durante el primer partido del certamen.

Tal esfuerzo les cobró factura en el tiempo extra, pues tuvieron que jugar con 10 hombres durante la segunda parte, luego que Jensen tuvo que salir lesionado. Dinamarca ya había agotado sus seis cambios.

Inglaterra, por su parte, y más allá de la polémica, estuvo encima tras ir en desventaja luego de un golazo de tiro libre de Mikkel Damsgaard a los 30 minutos. Fue el primer gol que reciben en la Eurocopa.

Lee también: Christian Eriksen el jugador que le ganó a la muerte

Un autogol de Simon Kjaer a los 39 niveló el marcador y los locales dominaron a voluntad el segundo tiempo ante un adversario fundido físicamente, pero nunca llegó el gol. Fue hasta la prórroga que Wembley vibró de nuevo.

Inglaterra regresará a su estadio nacional el domingo para toparse con Italia en su primera final desde la Copa Mundial de 1966. Esa es la solitaria consagración inglesa en un certamen internacional.

En los 55 años posteriores, Inglaterra perdió cuatro veces en las semifinales ya sea en mundiales o europeos.

Tres de esas debacles –en 1990, 1996 y 2018– fueron en penaltis y todo apuntaba hacia ese desenlace hasta que Sterling se internó por la banda derecha del área y se fue al suelo tras el leve contacto de Mattias Jensen.