El Comité Olímpico Internacional (COI) exhortó este lunes a los organismos deportivos a que excluyan a los deportistas y dirigentes rusos de todo evento internacional como señal de condena a la invasión rusa de Ucrania.

El COI dijo que esto era necesario para “proteger la integridad de las competencias deportivas mundiales y la seguridad de todos los participantes”.

La medida despeja el camino para que la FIFA impida a Rusia enfrentar a Polonia por las eliminatorias de la Copa Mundial el 24 de marzo. Polonia ya había dicho que se negaría a jugar con los rusos.

La UEFA convocó una reunión de su comité ejecutivo para las próximas horas y se espera que excluya a los equipos rusos de sus torneos en respuesta a la exhortación del COI.

El llamado del COI abarca también a Bielorrusia, que permite que los rusos lancen ataques a Ucrania desde su territorio.

Sin embargo, la iniciativa del COI no representa una exclusión total de estos países, pues, eso “no es posible a corto plazo, por razones logísticas y legales”. Rusos y bielorrusos, por lo tanto, podrían competir como deportistas neutrales, sin bandera, himno ni otros símbolos nacionales.

Lee también: FIFA no descarta expulsar a Rusia de las eliminatorias

Instituciones deportivas de toda Europa ya están tomando medidas para aislar a Rusia, negándose a recibir o enfrentar a equipos rusos.
Finlandia quiere que la selección rusa sea marginada del mundial de hóckey sobre hielo que organizará en mayo; la federación suiza de fútbol dijo que no jugará con Rusia en julio en el Campeonato Europeo femenino, en tanto que el club alemán de fútbol Schalke rescindió el contrato publicitario que tenía desde hacía tiempo con la empresa estatal rusa Gazprom.

La FIFA está siendo muy criticada por no tomar medidas contra los rusos. El organismo rector del futbol no ha suspendido al país, aunque sí ha dicho que deberá jugar sus partidos como local en terrenos neutrales y que no podrá usar la bandera rusa, sino que deberá presentarse como Unión de Fútbol de Rusia.

En realidad, los rusos ya estaban obligados a usar ese nombre en la Copa Mundial debido a sanciones previas relacionadas con un escándalo de dopaje en el deporte ruso. La única novedad es que esa medida se aplicará también a otros torneos regionales.

Albania, rival de Rusia en la Liga de Naciones de la UEFA a disputarse en junio, también anticipó que no jugará con los rusos. Islandia e Israel completan el grupo.