Atlético de Madrid ha hecho todo lo posible para que el campeonato de La Liga de España no termine en su poder este año, ya que desaprovechó la ventaja que consiguió cuando sus rivales directos, Barcelona y Real Madrid, batallaron en el arranque de la temporada.

A falta de tres jornadas y nueve puntos por disputarse, solo dos unidades separan al Atlético de los otros dos, aunque el escenario final le es favorable al equipo dirigido por Diego Simeone, pero con la consigna de que no puede darse el lujo de cometer el más mínimo error o todo el esfuerzo se irá por la borda.

El principal problema de los “Colchoneros” ha sido su debilidad frente a los adversarios de su mismo nivel, tan solo este fin de semana pasado no aprovechó el juego contra el Barcelona y todo quedó en un empate sin goles, resultado que afectó a ambos.

La buena noticia para los tres conjuntos contendientes es que cerrarán de manera similar, esto es, contra un equipo que les podría complicar y ante dos que en el papel no les deberían representar ningún problema.

El Atlético de Madrid abrirá la jornada doble en casa contra la Real Sociedad de San Sebastián, equipo que está concentrado en mantener su boleto para la próxima Europa League, el cual asegurará en cuanto consiga otra victoria.

Para los últimos dos partidos, los de Simeone se medirán al Osasuna y Valladolid, sobre los que tienen amplio dominio y con presentes muy opuestos, ya que los de Pamplona están salvados y ya no aspiran a nada, mientras que el club de Ronaldo Nazario busca evitar irse a segunda división.

Sufrimiento blaugrana

Barcelona se ha sobrepuesto a las turbulencias directivas durante este año y a la incertidumbre sobre la continuidad de Lio Messi. Apenas en la última jornada, los catalanes no pudieron vencer al Atlético de Madrid, resultado que los hubiera catapultado al liderato general.

Los culés se han caracterizado esta campaña dentro de La Liga por complicarse la existencia ante equipos inferiores, como recientemente que perdieron de locales contra Granada, y en el primer partido del cierre irán a Levante, que está prácticamente libre del descenso, pero necesita un punto para asegurar su presencia en primera división para el siguiente año.

Messi y compañía todavía recibirán al Celta en la penúltima fecha, el club de Vigo requiere todos los puntos restantes para pelear por el boleto de la eliminatoria de Europa League. Finalmente, la última jornada visitarán al Eibar para despedir a este equipo en su regreso a la división inferior, aunque en la primera vuelta la confianza fue demasiada en Barcelona y el modesto equipo les sacó el empate.

Quejas por todos lados en La Liga

En tanto, en el Real Madrid la mira se ha ubicado recientemente en el arbitraje. Tras la eliminación en Champions, el equipo de Zinedine Zidane apenas rescató el empate ante el Sevilla, en un partido con dudosas marcaciones arbitrales contra los blancos.

“No me gusta meterme con los árbitros y nunca lo he hecho, pero la sensación no es buena. ¿Confío en el VAR? Yo confío en el futbol”, dijo Zidane tras el empate con Sevilla en el que se presentaron dos manos en el área y solo marcaron en contra la del Madrid.

Los “Merengues” comienzan la recta final del campeonato ante un rival al que tienen dominado. En los últimos 10 juegos le han ganado todos al Granada y con solo cinco goles recibidos, que incluye una goleada por nueve tantos, por lo que esos tres puntos están casi en la bolsa.

Sin embargo, sus últimos dos compromisos del calendario le podrían quitar las aspiraciones al Madrid, pues primero deberán visitar al Athletic de Bilbao y después recibirán al Villarreal, ambos rivales le han sacado empates al Real en sus partidos recientes, y en una lucha tan cerrada, una igualada puede ser definitoria.

También puedes leer: Barcelona, Real Madrid y Juventus podrían ser vetados de UEFA tras la fallida Superliga