De cara al Gran Premio de Hungría, el mexicano Sergio Pérez enfatizó que, a estas alturas de su carrera, la mayor presión es consigo mismo y se dice tranquilo para encarar la siguiente carrera.

“Ya estoy en un nivel donde no necesito que me digan si lo he hecho bien o mal, solo sé dónde estoy parado. Mi mayor presión soy yo mismo”, estableció el tapatío en conferencia con medios mexicanos.

“Llego tranquilo, no tuve un buen fin de semana en Silverstone, pero es una carrera de 23 que tenemos. En Austria 1 (el primer Gran Premio en casa de Red Bull) tuvimos que haber estado en el podio y tuvimos una parada lenta… en Austria 2 lo intenté, iba peleando el segundo lugar y me salí de la pista, pero en general los resultados son mejores de lo que parece hoy en día”, declaró Sergio, quien hizo un balance de sus primeras carreras con su nuevo equipo.

“En mis primeras 10 carreras hay muchos puntos positivos a destacar y a tomar en cuenta, son márgenes muy pequeños, cualquier mejora que se haga hará una diferencia importante. Es un inicio prometedor con Red Bull”.

Sin embargo, también fue autocrítico. “Esperaba mejores resultados al día de hoy, pero vengo de dos muy malas carreras, si no estaría sin ningún problema en el tercero del campeonato de pilotos… los resultados llegarán”, sostuvo.

Sobre el Gran Premio de México, a celebrarse el 31 de octubre, “Checo” dijo que es viable subir al podio y sería muy especial si es con público en gradas.

Lee también: Sergio ‘Checo’ Pérez tiene un día gris en Gran Bretaña

“Sería algo muy especial delante de toda mi gente poder llegar al podio. Sin duda es viable, es algo que es real, vamos a llegar muy bien adaptados y es algo que será muy importante en mi carrera y en mi campeonato, poder tener un gran lugar en el Gran Premio de México”.

Por su parte, su coequipero, Max Verstappen, volvió a criticar la manera en que Lewis Hamiltón celebró tras el incidente que tuvieron y que lo mandó al hospital.

“La celebración que vimos demuestra cómo son realmente en Mercedes. Es irrespetuoso cuando un tipo está en el hospital y el otro está agitando la bandera como si nada hubiera pasado después de empujar al tipo contra la pared en 51G”, dijo Verstappen en la conferencia previa al Gran Premio de Hungría.