Cuando Sergio “Checo” Pérez realizó el Red Bull Show Run en Texas, previo al Gran Premio de Estados Unidos, la prensa de aquel país catalogó el espectáculo como “una experiencia increíble”… y estaban en lo correcto.

Ahora, fue el turno de México de vivir esa experiencia y aunque se puede creer que por estar en casa la afición arropó cada acto del piloto de Red Bull, la realidad es que el tapatío se ganó cada aplauso de la afición.

Apenas se vio la imagen del mexicano en las pantallas, el grito de: “Checo, Checo, Checo” apareció entre los asistentes que, como parte del “folclore” mexicano acudieron con sus periscopios caseros para seguir a detalle cada acción.

Aunque la cita era a las 11 de la mañana, la realidad es que Pérez tuvo media hora de retraso, pero de acuerdo con los aficionados: “vale la pena esperar, no todos los días puedes ver a un piloto de Fórmula 1”.

Y así lo demostraron las más de 100 mil personas que se apostaron sobre Paseo de la Reforma, entre La Glorieta de la Diana Cazadora y el Ángel de la Independencia. Cada uno de los asistentes enloqueció una vez que subió a su auto, y enseguida varios asistentes buscaron la manera de tener la mejor vista.

“Pon un banquito aquí y me subo al árbol para sacar fotos”, se escuchó entre la multitud y, de repente, un adolescente escaló uno de los tantos árboles que tiene esta avenida para llevarse un recuerdo de Pérez a bordo de un RB7.

Sin embargo, no fue la única acción que provocó el piloto de Fórmula, ya que sin importar el regaño de los policías, más personas empezaron a subir a las instalaciones de sonido y vallas publicitarias. La mayoría de ellos no irán el domingo al Autódromo Hermanos Rodríguez, por lo menos querían llevarse una mejor vista del ShoRun México.

La primera vuelta, como en las carreras, sirvió para calentar los ánimos entre la afición que, estaba amontonada sobre la banqueta, pero como dice el dicho “todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar” y una pareja que se había perdido la primera vuelta pudo meter una escalera entre la multitud para ver la segunda y tercera vuelta sin ningún problema.

En su segunda vuelta, “Checo” subió de nuevo al monoplaza y ahora con un poco más de velocidad realizó más de dos vueltas al pequeño circuito del Paseo de la Reforma.

Te puede interesar: Pachuca vs Atlético San Luis; ¿dónde ver el partido? Aquí te decimos

El mexicano para emocionar aún más a los asistentes aceleraba más de la cuenta por tramos, para que los aficionados pudieran escuchar aún mejor el motor de su carro en su segunda y tercera participación del día.

“Te dije que veríamos mejor”, comentó el señor que había metido la escalera entre la multitud a su esposa, que había visto con satisfacción la penúltima vuelta de Pérez.

No obstante, como lo dijeron los presentadores del evento, “todo lo que inicia tiene un final” y era el momento del desenlace, una última vuelta daría Sergio Pérez para agradecer el apoyo de México con él y la mejor manera de despedirse era realizar maniobras sobre el concreto y lo hizo, la típica tradición, no marcada, de quemar llanta se hizo presente y los aficionados dijeron adiós a uno de los mejores deportistas mexicanos con la mejor forma posible: cantando el cielito lindo.

Al final, un grupo de feministas interrumpió el evento, saltaron las vallas de seguridad y se fueron a protestar al Ángel de la Independencia, pero la seguridad del evento pudo contener a las personas para continuar con el itinerario, acción que fue aplaudida por los asistentes.