La actuación de Sergio Pérez el fin de semana en el Gran Premio de Italia de la Fórmula Uno aún sigue siendo muy comentada.

Ayer el piloto mexicano acudió a Maranello, sede de Ferrari. Su  presencia, como lo dijo la escudería italiana, “estaba prevista desde hace tiempo dentro del programa que Pérez tiene como miembro de la Ferrari Drivers Academy”.

La prensa italiana catalogó al volante mexicano como un “piloto rebelde” al que incluso Ferrari le dio una llamada de atención luego de la carrera.

Corriere dello Sport publicó el informe que habría recibido “Checo” de parte de Ferrari.

“No estás utilizando nuestra escuela de la manera justa, te has envanecido después del segundo puesto logrado en Malasia”, diría el documento.

Cierto o no, las actuaciones del tapatío han llamado la atención y los rumores sobre su cambio de escudería toman mayor fuerza.

“No sé si esta carrera habrá hecho que aumente la consideración que en Ferrari tienen de mí o aumentará mis posibilidades de sustituir a Massa. Yo corro con Sauber, lucho por mi equipo”, dijo el mexicano luego de la carrera del domingo.