La disputa legal entre la USA Gymnastics y las cientos de víctimas de abuso sexual cometido por el ex doctor del equipo nacional de la federación de gimnasia estadounidense Larry Nassar, entre otros, ha llegado a su fin luego de que se alcanzó un acuerdo por 380 millones de dólares.

Un tribunal federal de bancarrota de Indianápolis aprobó este lunes el acuerdo entre la USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos y las más de 500 víctimas, poniendo fin a un aspecto de las repercusiones del escándalo de abuso sexual más grande en la historia del movimiento olímpico estadounidense.

Más del 90% de las víctimas votaron a favor del acuerdo preliminar alcanzado en septiembre. Ese acuerdo perdía 425 millones de dólares en daños y prejuicios, pero un arreglo modificado por 380 fue aprobado con reservas por parte de la corte.

Más de 300 víctimas fueron abusadas por Nassar, mientras que el resto sufrieron abusos por parte de otros individuos afiliados con la federación de gimnasia.

El ajuste de cuentas sólo es una parte de la ecuación. Una serie de disposiciones no monetarias harán que las víctimas sean partes interesadas en USA Gymnastics de ahora en el futuro.

Las disposiciones incluyen un puesto exclusivo en la junta directiva de la organización y una mirada exhaustiva a la cultura y las prácticas dentro de USA Gymnastics que permitieron que abusadores como Nassar corrieran sin control durante años.

Lee también: Desgarrador testimonio de Biles: ‘sabían que Nassar abusaba de mí’

“Individualmente y colectivamente, las sobrevivientes han sido valientes para abogar por un cambio duradero en este deporte”, señaló la presidenta de USA Gymnastics, Li Li Leung, en un comunicado luego de que se aprobó el acuerdo.

“Estamos comprometidos en trabajar con ellas, y con toda la comunidad de la gimnasia, para asegurarnos de que seguimos dando prioridad a la seguridad, la salud y el bienestar de nuestros atletas y la comunidad por encima de todo”.

Cientos de niñas y mujeres han dicho que Nassar abusó sexualmente de ellas bajo la apariencia de tratamiento médico cuando trabajó para la Universidad Estatal de Michigan, que entrena a atletas olímpicos, y cuyo gimnasio forma parte de la federación de gimnasia.