El golfista Carlos Ortiz y el boxeador Rogelio Romero comparten habitación en la Villa Olímpica, pero tras la jornada de hoy, uno ya hace maletas de regreso, mientras que el otro aún sueña con una presea olímpica.

Ortiz fue el mexicano que brilló en el Día 7 de competencias: está en el segundo lugar del torneo olímpico de golf, luego de terminar la segunda ronda a un golpe del estadounidense Xander Schaufele.

“Pude entrar en un buen ritmo hacia el final. Fue ese tipo de situación en el que deseas tener más hoyos por jugar”, dijo Ortiz quien tiró una tarjeta de 67 golpes.

Pero no fue posible, ni para él ni para nadie más. Por segundo día consecutivo, las tormentas retrasaron la jornada más de dos horas, y otra tanda de relámpagos y fuertes aguaceros interrumpió la competición con 16 jugadores todavía en el campo.

Para Ortiz, lo bueno está en la Villa Olímpica. Es uno de los golfistas a los que no le importa el viaje diario de 90 minutos hasta su sede a cambio de pasar tiempo con los demás deportistas. Lo que le está quitando el sueño no es el desplazamiento.

Lee también: Alejandra Valencia es eliminada de Tokio 2020; se despide con una medalla

Hasta hoy, compartía habitación con el boxeador chihuahuense. “El otro día terminó su pelea. Yo me despierto a las 4 de la madrugada, y él regresa a las 11 de la noche, se mete en el baño de hielo y despierta a todos”, señaló Ortiz.

“Él dice ‘Lo siento mucho. Sigo teniendo mucha adrenalina. Estoy tratando de calmarme’. Esto no pasa en ningún otro lugar. Es divertido. Por el momento me encanta”.

Romero terminó hace unas horas su aventura en Tokio. Fue eliminado en Cuartos de Final por el cubano Arlen López por decisión unánime y con un contundente marcador de 5-0. Así, se esfumó el sueño del boxeo mexicano por volver a ganar una medalla en Juegos Olímpicos.

Y así como él, otros mexicanos vieron esfumados sus sueños de medalla.

La gimnasta Dafne Navarro dijo adiós, quien, pese a todo, hizo historia al ser la primera latinoamericana en meterse a la Final de trampolín, y la clavadista Arantxa Chávez dio la nota por un clavado fallido que le valió ceros de calificación en las preliminares del trampolín de 3m.

Asimismo, Laura Galván no pudo clasificar a la Final de los 5 mil metros pese a imponer récord nacional y buscará la revancha en los mil 500 metros.