Los atletas alemanes tendrán que pensarse muy bien las cosas antes de aceptar consumir sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento. 

A petición de Thomas de Maiziere y Heiko Maas, ministros de Deportes y Justicia en Alemania, respectivamente, aquellos deportistas que sean encontrados culpables de haberse dopado, podrían ir tres años a prisión, además de la suspensión de su deporte. 

Ambos ministros presentaron hoy un anteproyecto de ley contra el dopaje. Se espera que sea aprobado por el Consejo de Ministros en el primer trimestre de 2015 para pasar luego al trámite parlamentario.