Triste noticia para el box de nuestro país, pues su máximo exponente, Saúl Canelo Álvarez sumó su segunda derrota en su carrera profesional ante el ruso Dmitry Bivol.

Por decisión unánime de 115-113 el actual campeón retuvo su título semicompleto de la AMB. El mexicano mantuvo la ventaja en los primeros asaltos, incluso provocando que el tapatío empezara a mermar al rival.

Lee también: Dmitry Bivol sin himno nacional ni bandera ante el Canelo

 

El Canelo conectó los primeros golpes en el cuarto round pero el capítulo se inclino un poco a favor de Bivol luciendo dominante hasta el el sexto capítulo.

Eddy Reynoso le dijo al Canelo que se alejara de las cuerdas pero Dmitry lució dominante y el ruso se terminó quedando con el séptimo round.

Poco a poco el cansancio fue haciendo estragos en el boxeador azteca que por momentos se mostró reacción y no soltó ni un solo golpe interesante que hiciera retroceder al rival.

Bivol sostuvo el dominio, pero el Canelo logró reaccionar en el round 9 y consiguió hacerle daño en el rostro del boxeador ruso.

Finalmente, Dmitry se quedó con la victoria en el T-Mobile de Las Vegas y retuvo su título semicompleto de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El invicto Bivol (20-0 con 11 nocauts) posee esta versión del cetro de los semipesados desde mayo de 2016, y dominó a Álvarez (57-2-2, con 39 nocauts).

“No hay ningún pretexto, es un gran peleador, un gran campeón”, dijo Álvarez, de 31 años y quien sólo había caído antes ante Floyd Mayweather, el 14 de septiembre de 2013.

“Me tocó perder y hay que aceptarlo… Esto no se queda así”.

Por segunda vez en su carrera, el mexicano peleó como semipesado, la mayor categoría en la que haya combatido. A finales de 2019, había derrotado en las 175 libras a Sergey Kovalev.

“Hoy demostré que soy el mejor. Logré retener mis cinturones, peleando ante un gran campeón, a quien respeto mucho. Creo que el error de él fue lanzar sólo golpes de poder con los que trató de derribarme”, dijo Bivol.

Dado que el contrato incluía una cláusula de revancha, Álvarez dijo en el cuadrilátero que la quería.