No hay plazo que no se cumpla y aunque tardó cuatro años en llegar, la trilogía entre Saúl Álvarez y Gennady Golovkin ya está aquí. Tras dos peleas bastante competidas que tuvieron como resultado un empate y una victoria para “Canelo” –las cuales no dejaron conforme del todo a la afición–, el púgil mexicano no quiere una polémica más o levantar suspicacias. Por ello, debe ser contundente.

En su primer pleito, “GGG” fue como un león en busca de su presa; sin embargo, el tapatío se refugió en las cuerdas, mostró su técnica de boxeo y salió vivo. La decisión de los jueces al no decantarse a favor de un boxeador se volvió controversial, incrementándose además por la tarjeta de Adalaide Byrd, que apreció 118-110 a favor del tricolor.

La calificación hizo explotar a los detractores de Álvarez, que se quejaron de algún tipo de amaño al beneficiar al jalisciense. La Comisión Atlética de Nevada determinó suspender a la jueza para calmar un poco la situación que ya se estaba saliendo de control.

Para el segundo pleito entre ambos, “Canelo” se plantó en el centro del ring e intercambió golpes como se lo exigió la gente. Fueron 12 rounds de golpe tras golpe por parte de ambos boxeadores hasta la campana final. En esta oportunidad no hubo tarjetas fuera de control, pero dos jueces vieron ganar a Saúl Álvarez, quien se llevó el pleito y los títulos del peso Medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

No obstante, otra vez, un sector del público vio ganar a Golovkin y la polémica resurgió sobre por qué una contienda tan cerrada no se había decantado hacia el kazajo. Hasta ahora, se sigue especulando sobre el resultado, aunque para los expertos en el boxeo esta polémica es normal.

“Lo que ha pasado hasta ahora es más o menos normal, salvo una tarjeta fallida (118-110). Yo he dicho que las peleas grandes dividen opiniones. Tú me puedes traer a 25 expertos del más alto nivel que me digan que ganó “Canelo” y yo te traigo otros 25 analistas de la misma categoría que hayan visto ganar a Golovkin.

“Eso pasa en el boxeo porque a diferencia de otros deportes, no hay goles, no se corre contra un reloj o no se tiene una pelota que va y viene. Siempre estamos a merced de fallos que no coinciden porque cada uno dice ‘es la pelea que yo vi’”, comentó Eduardo Lamazón, analista de boxeo en TV Azteca.

Asimismo, Eduardo Camarena, periodista experto en el pugilismo, afirma que, si bien el boxeo es un deporte de apreciación, “la tarjeta 118-110, en la primera pelea, fue absurda a favor de “Canelo”; es totalmente irreal a lo que se vio en el ring, al igual que hubiera sido absurdo si se hubiera calificado así a “GGG”.

“Respecto a la segunda pelea no hablaría de un fallo absurdo porque la segunda fue igual de cerrada y me quedaría con la puntuación de 114-114; los otros dos jueces vieron ganar a “Canelo” por dos puntos, lo cual está dentro de la realidad. Y si hubiera sido así para Golovkin sería lo mismo, ahí entra la subjetividad de cada juez”, agregó.

Debido a estas controversias, este sábado en la T-Mobile Arena, Saúl Álvarez no puede permitirse que haya otro resultado que divida opiniones, pues la duda sobre su lugar en la élite del boxeo seguiría siendo cuestionada.

“Es vital para Saúl tener una buena demostración. Debe tener una victoria convincente. Si no, sus críticos dirán que no pudo con un señor de 40 años que en las últimas peleas ha sufrido bastante. “Canelo” tiene la obligación de confirmar que “GGG” está listo para el retiro. Ya no hay tiempo para una cuarta pelea”, destacó David Faitelson, analista de ESPN.

Saúl está obligado a ganar, diría yo, de manera clara, inobjetable, como no fue la victoria de hace cuatro años que, a mi parecer, debió ser empate”, afirmó Camarena, mientras que Lamazón declaró: “Está obligado consigo mismo y, segundo, con su destino de boxeador”, pues advierte que una derrota para Álvarez sería el fin de sus cheques millonarios por pelea.

Sospecha latente

Las polémicas en el boxeo siempre han estado presentes, sobre todo involucrando a las grandes estrellas del boxeo. Uno de los pleitos que más controversia ha causado a lo largo de los años, por distintos temas extradeportivos, tuvo que ver con Muhammad Ali.

Entre las imágenes icónicas del boxeo se encuentra la del pugilista celebrando, con Sonny Liston en la lona, durante su segundo enfrentamiento. Sin embargo, esa postal tiene detrás de ella la anécdota del “Golpe fantasma de Ali”.

Una derecha veloz parece que apenas toca el rostro de su rival, quien al recibirlo inmediatamente se fue a la lona. Y aunque logró ponerse de pie para seguir peleando, el réferi decidió terminar el pleito, sin la cuenta protectora de 10 segundos. En ese entonces, se hablaba de que Liston mantenía una estrecha relación con apostadores.

Respecto a ese episodio rondan varias versiones, entre las que destacan que la mafia obligó a Sonny a pelear, siendo parte de una apuesta. Así como que Liston apostó contra sí mismo, pues debía una gran suma de dinero. Se habla también de que miembros del islam lo amenazaron de muerte si ganaba la reyerta. Sin embargo, nada se pudo comprobar.

No solo se han dado estas prácticas en el boxeo de paga, sino en el terreno amateur. El año pasado se dio a conocer que hubo amaño en varias peleas durante los Juegos Olímpicos de Río 2016. Se informó que algunas autoridades estuvieron detrás de ello y eligieron a los ganadores. Esta investigación fue ratificada por la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA).

En el informe que dieron a conocer se explicó que aproximadamente 11 peleas fueron las que estuvieron amañadas. Se detalló en un informe cómo fue que se arreglaron los resultados, ya que existía una “cultura de miedo, intimidación y obediencia”.

El proceso era contratar a árbitros y jueces dispuestos a realizar este tipo de prácticas, derivadas de sobornos. A partir de esto, se determinaba qué peleador ganaría. Uno de los casos más sonados fue el de Sofiane Oumiha, quien avanzó a la Final de la justa veraniega, tras repartirse 250 mil dólares.

¿Qué sensaciones te dejaron las peleas anteriores entre ‘Canelo’ y ‘GGG’ con resultados polémicos?

David Faitelson (Analista de boxeo en ESPN)

“Las dos primeras peleas fueron espectaculares, salió lo mejor y lo peor de ambos peleadores. Espero que esta pelea de trilogía pueda aproximarse por el bien del espectáculo boxístico. Yo creo que “Canelo” debe tener una victoria convincente. Si no, sus críticos dirán que no pudo con un señor de 40 años que en las últimas peleas ha sufrido bastante. “Canelo” tiene la obligación de confirmar que “GGG” está listo para el retiro”.

Eduardo Camarena (Analista de boxeo en Heraldo Radio)

“El boxeo es el más dañado cuando hay un resultado que no convence a las mayorías, por la credibilidad. La tarjeta 118-110, en la primera pelea, fue absurda a favor de “Canelo”; es totalmente irreal a lo que se vio en el ring, al igual que hubiera sido absurdo si se hubiera calificado así a “GGG”.

Eduardo Lamazón (Analista de boxeo en TV Azteca)

“Lo que ha pasado hasta ahora es más o menos normal, salvo una tarjeta fallida (118-110). Yo he dicho que las peleas grandes dividen opiniones. Tú me puedes traer 25 expertos del más alto nivel que me digan que ganó “Canelo” y yo te traigo otros 25 analistas de la misma categoría que hayan visto ganar a Golovkin. Siempre estamos a merced de fallos que no coinciden porque cada uno dice “es la pelea que yo vi”.

Te puede interesar: Canelo vs Golovkin: pesaje será amenizado por Aczino y Jay de la Cueva